Puerto Rico retrasa apertura de escuelas por pandemia

Todos los estudiantes de escuelas públicas de Puerto Rico iniciarán sus clases virtuales el 17 de agosto, informaron las autoridades el miércoles, mientras la isla lidia con un incremento de casos ...

Todos los estudiantes de escuelas públicas de Puerto Rico iniciarán sus clases virtuales el 17 de agosto, informaron las autoridades el miércoles, mientras la isla lidia con un incremento de casos de coronavirus.

El secretario de Educación Eligio Hernández dijo que ordenó el retraso de un mes, hasta el 17 de septiembre, en la reapertura de escuelas públicas para clases presenciales, y advirtió que se trata de un plan preliminar que podría cambiar si no se controla el número de infecciones.

La salud del pueblo es siempre la más alta prioridad, dijo.

Puerto Rico es uno de los mayores distritos escolares en cualquier jurisdicción de Estados Unidos, con más de 281.500 alumnos inscritos para el próximo ciclo escolar.

Las autoridades señalaron que esperan que las escuelas privadas sigan el mismo programa.

El anuncio de Hernández generó preocupación entre algunos padres, quienes destacaron que los apagones siguen siendo comunes en la isla desde la llegada del huracán María, y que no todos los maestros o estudiantes cuentan con acceso a internet.

Grichelle Toledo, secretaria general de la Asociación de Maestros de Puerto Rico, instó al secretario de Educación a reabrir las escuelas para aquellos que no tienen una conexión a internet. Hernández destacó que se pondrán a disposición ciertos materiales impresos para que aquellos que tienen problemas de internet puedan recogerlos en las escuelas.

Hernández también anunció que las escuelas serán reemplazadas por remolques e instalaciones temporales en la región sur de la isla que han permanecido cerradas desde principios de enero como resultado de una serie de sismos. Además, señaló que los padres tendrán que recoger a diario los alimentos gratuitos en las escuelas.

La isla de 3,2 millones de habitantes ha reportado al menos 185 decesos por COVID-19, así como más de 4.300 infecciones confirmadas de coronavirus. Expertos de salud afirman que el porcentaje de casos positivos ha aumentado más de 10 veces desde finales de junio, provocando que el gobierno dé marcha atrás a algunas de las reaperturas recientes.