Hallazgos indican presencia humana primitiva en Norteamérica

Herramientas de piedra halladas en una cueva en México indican la presencia de seres humanos en América del Norte hace ya 26.500 años, mucho antes de lo que reconocen la mayoría de los científico...

Herramientas de piedra halladas en una cueva en México indican la presencia de seres humanos en América del Norte hace ya 26.500 años, mucho antes de lo que reconocen la mayoría de los científicos, de acuerdo con un estudio reciente.

Es un nuevo paso en el proceso arduo y contencioso para demostrar cuándo llegó el ser humano a Norteamérica desde Asia. En la actualidad, la fecha aceptada por la mayoría para los sitios arqueológicos norteamericanos más antiguos data de hace poco más de 15.000 años y posiblemente 17.000 años, dijo el antropólogo Tom Dillehay de la Universidad Vanderbilt, quien no participó del estudio de las cuevas.

En un estudio publicado el miércoles en la revista Nature, los científicos informaron sobre los artefactos hallados en una cueva en el estado de Zacatecas, en el norte de México. Ciprian Ardelean, de la Universidad Autónoma de Zacatecas y otros dicen que hallaron herramientas de piedra y escombros de la fabricación de herramientas que dataron a 26.500 años atrás. Algunos indicios permiten datarlos a 33.000 años atrás, pero son demasiado escasos para afirmarlo, dijo Ardelean.

Ardelean cree que la gente utilizaba la cueva como refugio temporario durante el invierno. Su equipo no pudo hallar ADN humano de la cueva.

Dillehay dijo que la fecha propuesta puede ser válida y que es necesario someterla a mayores estudios, pero opina que no tienen más de 20.000 años y probablemente caben en la banda de 15.000 a 18.000 años atrás. Añadió que, si bien no pone en duda que algunos de los artefactos son de fabricación humana, esperaría ver otras pruebas de presencia humana en la cueva como fogatas, huesos chamuscados y restos quemados de plantas comestibles.

En otro estudio publicado por Nature, dos coautores del trabajo sobre la cueva presentaron un análisis estadístico de datos de otros sitios arqueológicos norteamericanos descubiertos anteriormente. Dijeron que un sitio en Texas podría ser tan antiguo como la fecha propuesta para los artefactos de la cueva y otros dos en Pensilvania y Virginia podrían tener 20.000 años o más.

Dillehay, quien tampoco participó de este estudio, considera que los análisis destacan en exceso el extremo más antiguo de las bandas propuestas para los sitios.