Policía despeja campamento erigido por manifestantes en NY

Policías con equipos antimotines despejaron el miércoles temprano un campamento erigido desde hace un mes por manifestantes y desamparados cerca de la alcaldía de Nueva York.

Policías con equipos antimotines despejaron el miércoles temprano un campamento erigido desde hace un mes por manifestantes y desamparados cerca de la alcaldía de Nueva York.

Los agentes, con cascos y escudos, ingresaron a un parque frente a la alcaldía poco después de las 4 a.m. y expulsaron a los ocupantes. Por lo menos siete personas fueron arrestadas, informaron las autoridades.

Los agentes pasaron por el campamento desmantelando carpas y otras estructuras temporales y arrojándolas a camiones de basura. Equipos de limpieza llegaron luego para borrar el grafiti de los edificios.

El campamento fue erigido a fines de junio tras semanas de protestas desatadas por la muerte en mayo de George Floyd, un hombre negro que estaba siendo arrestado en Minneapolis y murió luego que un policía usó la rodilla para presionarle el cuello durante casi ocho minutos.

El movimiento Occupy City Hall era parte de una iniciativa de activistas a nivel nacional para privarle de fondos a los departamentos de policías y reorientarlos a necesidades comunitarias, como vivienda y educación.

Los manifestantes habían jurado permanecer atrincherados en el campamento hasta que la ciudad de Nueva York redujera su presupuesto policial en 1.000 millones de dólares. El concejo municipal respondió aprobando un presupuesto que reorienta aproximadamente esa cantidad, pero algunos activistas lo consideraron insuficiente.

En su apogeo, el campamento albergaba a cientos de personas, pero últimamente sumaban menos de 100, en su mayoría desamparados.

El alcalde Bill de Blasio ha resistido pedidos de expulsar a los manifestantes, aglomerados en un parque adyacente al edificio donde él trabaja. Cuando se le preguntó sobre ello el martes, de Blasio declaró que hay que hallar un equilibrio entre el derecho a protestar y la seguridad pública.

Esa decisión será tomada por el Departamento de Policía de Nueva York según los acontecimientos. Cada día evaluamos esa situación. Lo digo nuevamente: cada día estudiamos los hechos, lo que está ocurriendo y tomamos las decisiones relevantes, indicó el alcalde.

De Blasio advirtió el miércoles que resistirá todo intento del presidente Donald Trump de enviar a agentes federales a Nueva York, como ha hecho en otras ciudades.

En tal caso iremos inmediatamente a los tribunales y ganaremos, afirmó de Blasio en el programa Morning Joe de MSNBC.