Argentina da ultimátum a los acreedores de deuda

En medio del tire y afloje con los acreedores de deuda, el presidente argentino Alberto Fernández los instó el martes a aceptar su última oferta para reestructurar 65.000 millones de dólares en bo...

En medio del tire y afloje con los acreedores de deuda, el presidente argentino Alberto Fernández los instó el martes a aceptar su última oferta para reestructurar 65.000 millones de dólares en bonos porque es la única viable para un país con 40% de pobreza.

No podemos más que esto. No es capricho, es sensatez, no queremos estafar a nuestros acreedores, dijo el mandatario argentino durante charla que ofreció para el Consejo de las América. Es imposible pedirle a un país que tiene 40% de pobreza que haga un esfuerzo más.

Tras siete meses de negociaciones, la novela de la deuda argentina podría tener final el 4 de agosto, cuando vence el plazo que fijó el gobierno argentino para que los tenedores de bonos de deuda bajo legislación argentina acepten su oferta, que contempla una quita de intereses y capital invertido inicialmente.

Fernández hizo una primera propuesta agresiva con una quita en los intereses de 62% -equivalente a 37.900 millones de dólares- y de capital de 5,4%, unos 3.600 millones de dólares, pero no tuvo el nivel de adhesión necesaria de los acreedores y siguió negociando.

No es la primera vez que el mandatario peronista manifiesta que no puede mejorar la oferta, pero analistas advierten que no hay más margen para seguir dilatando las negociaciones, ya que un acuerdo será vital para recuperar la economía tras la debacle de la pandemia de coronavirus.

Los tres principales grupos de acreedores rechazaron el lunes el último borrador y formularon una contrapropuesta.

Confío mucho que los acreedores entiendan. Estamos haciendo un enorme esfuerzo haciendo la oferta que hicimos. Es lo último que podemos hacer, les respondió Fernández un día después. Les pido que por favor que ayuden a salir a la Argentina de esta postración y empecemos a mirar el futuro.