Reporte ve difícil probar influencia rusa en votación Brexit

Un esperado reporte sobre la influencia rusa en la política británica señaló que sería difícil, si no imposible, demostrar" las acusaciones de que Rusia trató de influir en el referéndum de 20...

Un esperado reporte sobre la influencia rusa en la política británica señaló que sería difícil, si no imposible, demostrar" las acusaciones de que Rusia trató de influir en el referéndum de 2016 sobre el Brexit, pero el gobierno tardó al reconocer la existencia de la amenaza.

El informe del Comité de Inteligencia y Seguridad del parlamento calificó de asombroso que nadie buscase proteger la consulta de 2016 sobre la permanencia en la Unión Europea de la interferencia de Moscú, y que las autoridades británicas deberían haber reconocido la amenaza rusa en 2014. Los autores dijeron que no se había realizado ninguna evaluación sobre la influencia de Rusia.

Lo que está claro es que el gobierno fue lento a la hora de reconocer la existencia de la amenaza, comprendiéndola solo después de la operación de ˜hackeo y filtración™ contra el Comité Nacional Demócrata, cuando debería haberla visto ya en 2014, señaló el reporte.

Como resultado, el gobierno no tomó medidas para proteger el proceso británico en 2016, añadió.

Los autores del informe criticaron al gobierno británico por evitar de forma activa investigar la amenaza rusa y dijeron que habría que plantearse preguntas serias acerca del motivo por el que los ministros no analizaron el asunto tras las evidencias de interferencias en el referéndum escocés de 2014 y los reportes de una actividad similar en las elecciones de Estados Unidos, añadió.

Según el reporte, Rusia ve a Gran Bretaña como uno de sus principales objetivos de inteligencia en Occidente. Dijo que la influencia de Moscú en Gran Bretaña es la nueva normalidad y que los sucesivos gobiernos del país han recibido a los oligarcas rusos con los brazos abiertos.

El informe se publicó finalmente el martes tras las críticas de que el gobierno demoró su publicación por más de seis meses para proteger al primer ministro, Boris Johnsonm, y a su Partido Conservador de la vergí¼enza.

Originalmente, el informe se presentó a Johnson el 17 de octubre. En un primer momento, el gobierno dijo que no podía publicarse hasta que fuese revisado por cuestiones de seguridad nacional, por lo que su publicación se retrasó hasta después de las elecciones del 12 de diciembre. Las siguientes demoras estuvieron provocadas por retrasos en el nombramiento de nuevos miembros del Comité de Inteligencia y Seguridad.

La publicación del informe se produce a unos días de que Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá acusaron a piratas informáticos ligados a agencias de inteligencia de Rusia de tratar de robar información de investigadores que trabajan en una posible vacuna contra el coronavirus.