Manifestantes en Hong Kong adaptan sus lemas a la nueva ley

los manifestantes antigubernamentales en Hong Kong y sus partidarios han adaptado sus métodos para tratar de hacer oír sus voces sin violar la legislación.

los manifestantes antigubernamentales en Hong Kong y sus partidarios han adaptado sus métodos para tratar de hacer oír sus voces sin violar la legislación.

Antes de la entrada en vigor de la ley el pasado 30 de junio, los manifestantes solían exhibir coloridos carteles con lemas que iban desde críticas al gobierno chino a reclamar la independencia de Hong Kong. Ahora recurren a la creatividad para ocultar sus mensajes.

Muchos de los participantes en la protesta del centro comercial sostenían hojas de papel en blanco para protestar contra el terror blanco", o la represión política, de China. Otros carteles están diseñados para esquivar los lemas prohibidos. El gobierno no ha aclarado aún si estas fórmulas son ilegales.

La ley ha tenido un efecto escalofriante en las llamadas tiendas amarillas que respaldan el movimiento de protesta. Muchas han retirado obras de arte relacionadas con las movilizaciones y las notas adhesivas con palabras de ánimo colocadas por sus clientes por miedo a problemas con las autoridades.

Algunos propietarios de negocios, como Tan Wong, han colocado a cambio notas en blanco para mostrar su solidaridad con el movimiento.

Estamos haciendo esto porque (el negocio) es una propiedad privada. Estamos tratando de decirle a la gente de Hong Kong que esto es lo único que nosotros, las ˜tiendas amarillas™ podemos hacer, apuntó Wong, dueño de Kok Kok Chicken, un local de pollo frito coreano.

El uso de papeles o notas adhesivas en blanco es una nueva forma de resistencia, señaló Ma Ngok, profersor asociado de políticas en la Universidad China de Hong Kong.

Colocan notas en blanco para que, aunque el gobierno quiera procesarlos, no haya nada que utilizar en su contra", dijo.

Eludir las prohibiciones de lemas como Liberar Hong Kong, la revolución de nuestro tiempo o del popular himno "Gloria a Hong Kong recuerda a las creativas fórmulas empleadas por los internautas en la China continental y al uso de palabras que suenan igual para hablar de asuntos sensibles sin alertar a la censura.

Hay una larga historia de censura en la que sabemos que la gente encontrará vías para esquivar el sistema, sin importar cómo se regule", dijo Fu King-wa, profesor asociado en la escuela de periodismo de la Universidad de Hong Kong.

Algunas veces, la censura puede ser contraproducente, haciendo que más gente discuta un tema porque creen que si está censurado debe ser algo importante", agregó.

___

La periodista de The Associated Press Alice Fung contribuyó a este despacho.