Honduras: Muere periodista de COVID; lo contrajo en prisión

Un periodista hondureño conocido como un duro crítico del presidente Juan Orlando Hernández falleció el sábado de COVID-19 en un hospital después de que al parecer se contagiara en la cárcel do...

Un periodista hondureño conocido como un duro crítico del presidente Juan Orlando Hernández falleció el sábado de COVID-19 en un hospital después de que al parecer se contagiara en la cárcel donde cumplía una condena por difamación.

El Instituto Nacional Cardiopulmonar confirmó el deceso del director de Radio Globo, David Romero, debido a una insuficiencia respiratoria asociada con el nuevo coronavirus. Romero estaba preso desde marzo de 2019, cuando la policía hondureña derribó la puerta de la estación de radio para ingresar y arrestarlo.

La difamación fue despenalizada en Honduras conforme a una nueva ley que entró en vigor en junio y Romero podía haberse beneficiado y ser excarcelado.

El expresidente Manuel Zelaya escribió en su cuenta de Twitter que la muerte de David Romero es un asesinato del régimen de JOH, las iniciales del actual mandatario Juan Orlando Hernández. Se dio orden de pena injusta y no sacarlo de la cárcel hasta que se infectó de COVID-19".

El Colegio de Periodistas de Honduras lamentó la muerte de Romero vía Twitter. Afirmó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos había solicitado la pronta liberación del periodista.

En 2015, Romero denunció un desvío de recursos del sistema del Seguro Social a la campaña electoral de Hernández.

Romero fue encarcelado debido a un reportaje sobre Sonia Inez Gálvez Ferrari, esposa del ex fiscal general Rigoberto Cuéllar. El periodista fue condenado en 2016 porque supuestamente difamó a Gálvez, que como fiscal en 2005 había conseguido una condena contra Romero acusado de violar a su propia hija. Romero fue después excarcelado.

Romero había denunciado repetidamente a Hernández y su familia de estar supuestamente implicados en corrupción y narcotráfico.

Cuando era metido a la fuerza a un vehículo policial durante su arresto en 2019, Romero responsabilizó al presidente en caso de que lo mataran.

Fiscales federales en Estados Unidos consiguieron el año pasado en Nueva York que el hermano de Hernández, Juan Antonio Tony Hernández, fuera declarado culpable de narcotráfico. Los fiscales arguyeron que el presidente financió su ascenso político en parte con dinero del narcotráfico. El mandatario no está acusado y rechaza esas afirmaciones.

Al presidente Hernández le diagnosticaron COVID-19 en junio y fue dado de alta de un hospital a principios del presente mes.