Cortan acceso a internet en una región de Irán por protestas

La policía dispersó a manifestantes en el suroeste de Irán molestos por la mala situación económica del país en medio de una campaña de sanciones de Estados Unidos, reportó el viernes un medio...

La policía dispersó a manifestantes en el suroeste de Irán molestos por la mala situación económica del país en medio de una campaña de sanciones de Estados Unidos, reportó el viernes un medio, y el acceso a internet en la región quedó suspendido luego de que los asistentes compartieron videos de la protesta.

NetBlocks.org reportó que los problemas de conexión afectaron a la provincia de Khuzestan, rica en petróleo, en la noche del jueves.

El problema coincidió con la publicación de videos online de manifestantes en la ciudad de Behbahan, a unos 570 kilómetros (355 millas) al suroeste de la capital, Teherán.

En las grabaciones se veía a los manifestantes coreando consignas que ya se escucharon en otras movilizaciones registradas en el país el año pasado, como No tenemos miedo, estamos juntos. Otros atacaron la política exterior iraní gritando: Ni Gaza, ni Líbano, moriré por Irán.

El jefe de la policía de Behbahan, el coronel Mohammad Azizi, fue citado más tarde por el cibersitio de noticias iraní jamaran.news confirmando que hubo una protesta a las 21:00 horas del jueves. Las autoridades dispersaron con firmeza" a los manifestantes, que protestaban por la situación económica, agregó añadiendo que no hubo heridos.

Teherán cortó el acceso a internet durante varios días en noviembre para frenar unas protestas que se extendieron por toda la nación, avivadas por la anémica economía iraní. Amnistía Internacional reportó que al menos 300 personas murieron en los disturbios, muchos por disparos de las fuerzas de seguridad.

Las movilizaciones de noviembre mostraron el descontento generalizado que afecta a irán desde mayo de 2018, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impuso duras sanciones económicas luego de retirar de forma unilateral a su país del acuerdo nuclear alcanzado entre Teherán y las potencias mundiales. Esa decisión llevó a la República Islámica a incumplir los límites contemplados en el pacto, además de a una serie de ataques en Oriente Medio de los que Washington culpa a Teherán.