Colombia: Grupos usan violencia para forzar a confinarse

están utilizando la pandemia para reafirmar su control y ganar legitimidad ante los ojos de la ciudadanía, pero también actúan por miedo al coronavirus.

están utilizando la pandemia para reafirmar su control y ganar legitimidad ante los ojos de la ciudadanía, pero también actúan por miedo al coronavirus.

Muchas de las zonas rurales en las que operan estos grupos no cuentan con hospitales equipados con respiradores para atender a los enfermos graves.

Vivanco señaló que los grupos irregulares tienen miedo de que se presente un brote de coronavirus en sus filas.

Los casos de COVID-19 han ido en aumento constante en Colombia, con 165.169 infecciones confirmadas hasta el miércoles por la tarde. La nación enfrenta a la pandemia al mismo tiempo que lidia con otra serie de problemas, incluyendo una enorme producción de coca, narcotráfico y el asesinato de líderes sociales y exguerrilleros tras el histórico acuerdo de paz de 2016.

La tasa de desempleo en Colombia se ubica alrededor del 21%, y las autoridades calculan que 4,7 millones de personas caerán en la pobreza antes de que finalice el año.

Human Rights Watch indicó que en su investigación se halló que grupos armados ilegales están imponiendo reglas para frenar la propagación de COVID-19 en al menos 11 de los 32 estados del país. En cuando menos cinco de ellos están valiéndose de la violencia para ejercer control. Hacen llegar sus advertencias a la ciudadanía a través de panfletos o mensajes de WhatsAppp.

Un panfleto difundido por miembros del Ejército de Liberación Nacional hace unos meses en el norte de Colombia señalaba que sus soldados se han visto forzados a dar bajas humanas con fines de preservar vidas, y advirtió que sólo permitirían que salgan a la calle los empleados de tiendas, panaderías o farmacias.

En un caso, tres civiles fueron asesinados y otros cuatro resultaron heridos en el suroeste de Colombia después de ser baleados en un parque público. En otro incidente, dos inmigrantes venezolanos fueron asesinados mientras bebían alcohol en un taller de reparación de teléfonos celulares.

En ambas instancias, los fiscales y trabajadores humanitarios creen que las víctimas fueron asesinadas por violar la cuarentena.

A pesar de que muchos indicadores delictivos han descendido en Colombia y en otras partes de Latinoamérica durante la pandemia, aún persiste la violencia hacia comunidades vulnerables, incluyendo campesinos, líderes sociales y exrebeldes,

Las medidas de cuarentena que están imponiendo los grupos ilegales armados son aun más estrictas que las establecidas por el gobierno, encontró Human Rights Watch. Mientras que el confinamiento gubernamental permite que los residentes salgan a buscar atención médica, algunos de los grupos ilícitos incluso se rehúsan a eso.

Human Rights Watch hizo un llamado al gobierno colombiano a proteger a la ciudadanía y garantizarle el acceso a la atención médica, alimentos y agua potable.

Este brutal control social refleja las históricas falencias del Estado para establecer una presencia significativa en zonas remotas del país que permita proteger a las comunidades en riesgo, subrayó Vivanco.