Ministro de Salud salvadoreño rechaza reapertura económica

El Salvador registró 348 casos de COVID-19, el número más alto reportado desde que se confirmó la presencia del virus en el país, y el ministro de Salud, Francisco Alabí, advirtió el miércoles...

El Salvador registró 348 casos de COVID-19, el número más alto reportado desde que se confirmó la presencia del virus en el país, y el ministro de Salud, Francisco Alabí, advirtió el miércoles que no se puede estar pensando en avanzar en el levantamiento de las restricciones impuestas a las operaciones comerciales y que por el contrario hay que retroceder.

Estamos en una situación compleja. Nos encontramos con una cantidad bastante alta de pacientes que buscan el sistema de salud, y si esa tendencia continúa en alza, nos va a llevar a la fase cuatro y eso nos pone en una situación complicada, sobre todo con un difícil manejo de la pandemia, dijo Alabí en conferencia de prensa.

Según cifras oficiales, El Salvador registra 10.645 casos confirmados, 286 fallecidos y 6.120 personas han vencido la enfermedad, mientras que hay 4.239 activos, 389 en estado crítico y 755 graves.

El 16 de junio, tras casi de tres meses de cuarentena, El Salvador puso en marcha la primera fase que, de la reapertura económica, pero debido al incremento acelerado de contagios y fallecidos por el nuevo coronavirus, el 5 de julio el presidente Nayib Bukele se anunció que se retrasaba por 15 días el levantamiento de la segunda fase de las restricciones de las operaciones comerciales.

Con la primera fase, los taxis amarillos y ubers comenzaron a recorrer las calles y carreteras, se permitió la reapertura del sector construcción, la industria manufacturera, textil y electrónica, los centros comerciales para ventas en línea o por teléfono y restaurantes a domicilio o para llevar.

Ante la consulta de los periodistas, Alabí sostuvo que, con el aumento de casos confirmados y fallecidos, no sería congruente la apertura de la segunda fase, la cual tiene mayor exposición porque eso va a llevar a una mayor cantidad de contagios. Señaló que otros países han dado marcha atrás a la reapertura debido a la expansión del virus.

El ministro de Salud criticó la posición de sectores que insisten en la reapertura de las actividades comerciales e industriales y reiteró la necesidad de que se decrete una cuarentena obligatoria de 15 días en todo el país.

La única manera de poder limitar la transmisión (de la enfermedad) es limitar exponer a las personas, evitar exponer a la población con personas que ya desarrollaron la enfermedad, enfatizó.

También, debido a lo pequeño del territorio de El Salvador, rechazó que se implementen cuarentenas focalizadas en los municipios con mayor número de contagios, ya que hay un tránsito permanente entre ellos. Insistió que lo que necesita el país es una medida que abarque el 100% de la población.

Por su parte, el médico Yeerles Ramírez, que dirige el Hospital San Rafael, donde se atiende a pacientes con COVID, dijo a los periodistas que si no se toman medidas estrictas como la cuarentena obligatoria y se sigue este ritmo, en un par de semanas estaremos doblando la cifra. Los hospitales están llenos y (el virus) va en ascenso.