Nuevo México quita nombre de conquistador a una escuela

Una escuela secundaria de Nuevo México que lleva el nombre de un conquistador español recibirá un nuevo nombre tras las protestas en Estados Unidos contra el racismo.

Una escuela secundaria de Nuevo México que lleva el nombre de un conquistador español recibirá un nuevo nombre tras las protestas en Estados Unidos contra el racismo.

La junta escolar de Las Cruces aprobó el martes retirar el nombre de Don Juan de Oñate y Salazar a dicha institución tras años de presiones y en medio de un movimiento para reevaluar el pasado colonial español en el suroeste estadounidense.

La historia no cambia, pero nuestra manera de percibir la historia está cambiando, dijo Ray Jaramillo, el único de los cuatro miembros de la junta que votó contra el cambio de nombre.

Numerosos monumentos y estatuas de la confederación, así como de dueños de esclavos en el sur y en honor de Cristóbal Colón han sido derribados por las autoridades o por manifestantes desde la muerte de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis en mayo.

El mes pasado, hubo un violento enfrentamiento en Albuquerque donde un hombre baleó a otro que intentaba derribar la estatua de un conquistador español. La ciudad retiró la estatua al día siguiente.

Líderes indígenas convencieron a otro condado de Nuevo México que retirara la estatua de Oñate.

Los manifestantes dicen que figuras como Oñate, quien encabezó las primeras expediciones españolas a lo que hoy es Nuevo México, no merecen monumentos. Señalan que Oñate ordenó amputar los pies derechos de 24 indígenas cautivos tras la toma de Acoma Pueblo, un ataque provocado por la muerte de un sobrino del conquistador.

Dicen que otros españoles como Oñate supervisaron la esclavización de poblaciones indígenas e intentaron proscribir sus culturas. Oñate fue expulsado del territorio por emplear fuerza excesiva contra los indígenas de Acoma Pueblo.

El distrito escolar tomó su resolución a pesar de una serie de encuestas que revelaron una fuerte oposición al cambio de nombre por parte de la comunidad mexicano-estadounidense, mayoritaria en la zona.