México mantiene alta tasa de casos y muertes por COVID-19

México registró el martes 836 nuevos fallecimientos por COVID-19 y 7.051 casos adicionales de coronavirus, que figuran entre las cifras más altas registradas en el país, donde las elevadas tasas d...

México registró el martes 836 nuevos fallecimientos por COVID-19 y 7.051 casos adicionales de coronavirus, que figuran entre las cifras más altas registradas en el país, donde las elevadas tasas de infección obstaculizan las labores de reapertura.

México alcanzó un total de 311.500 contagios confirmados y 36.327 decesos.

Los nuevos contagios han perjudicado el plan del gobierno de anunciar las actualizaciones semanales de reaperturas de negocios. Actualmente se restringe el número de personas permitidas en hoteles, restaurantes y otros establecimientos y no ha autorizado la reapertura de bares, centros nocturnos y escenarios de conciertos.

Algunas medidas de reapertura previas fueron canceladas en las últimas semanas ante la reaparición de conglomeraciones y a que los contagios no se redujeron lo suficientemente rápido.

El martes, la Secretaría de Salud anunció que el semáforo nacional de riesgo y reapertura será actualizados cada dos semanas, en lugar de cada semana. En esa escala, la alerta roja implica la prohibición de la mayoría de actividades no esenciales, el naranja y el amarillo permiten la apertura progresiva de más establecimientos, y verde un acercamiento a la normalidad. Aproximadamente la mitad del país se encuentra en alerta naranja y el resto en rojo".

Debido a un atraso en el procesamiento de los resultados de las pruebas de diagnóstico, la Secretaría de Salud ha comenzado a calcular un número de muertes y casos, al consiedrar alrededor de la mitad de los resultados pendientes como positivos. De las pruebas efectuadas en México, casi la mitad han dado positivo de manera constante desde las primeras semanas de la pandemia, lo que demuestra la poca cantidad de análisis efectuados en el país, apenas unas 750.000 a nivel nacional a la fecha.

Por lo tanto, esos estimados son más elevados que las actuales cifras confirmadas. Hasta el martes, el número de casos estimados es de casi 350.000 y el de muertes alcanzó 38.263.

Las autoridades reconocen que incluso esas cifras son inferiores a las reales, debido a que no se les realizan pruebas de diagnóstico a muchas personas con síntomas leves o asintomáticas, y muchas han fallecido sin que les hubieran hecho exámenes.