México comprará toneladas de carbón para termoeléctricas

La compañía estatal de electricidad de México anunció el martes que comprará 2 millones de toneladas de carbón a productores mexicanos para usarlas en plantas termoeléctricas.

La compañía estatal de electricidad de México anunció el martes que comprará 2 millones de toneladas de carbón a productores mexicanos para usarlas en plantas termoeléctricas.

El anuncio se produjo en momentos en los que muchos países tratan de reducir el uso de plantas de generación eléctrica alimentadas con carbón, en medio de una disminución de la demanda de electricidad a causa de la pandemia de coronavirus.

Pero el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha mostrado gran devoción a los combustibles fósiles y hostilidad para las energías renovables. En mayo, el gobierno anunció reglas que obstruyen los proyectos de energía solar y eólica.

En el anuncio del martes, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) dijo que comprará el carbón entre julio y diciembre de 2021 para ayudar a la economía de los productores de carbón del estado norteño de Coahuila.

La comisión dijo en un comunicado que las plantas termoeléctricas a carbón proporcionan apenas el 9,46% de la electricidad de México, lo que desmiente las versiones periodísticas que aseguran que la CFE apuesta por energías sucias. Gran parte del combustible aparentemente se utilizará en plantas de respaldo para satisfacer la demanda en horas pico.

En mayo, el gobierno mexicano citó la pandemia como justificación para nuevas reglas que reducirán el papel de las energías renovables, como la solar y eólica, lo que da nueva vida a las envejecidas centrales eléctricas que operan con combustibles fósiles y son propiedad del gobierno.

Esos cambios han sido demorados por impugnaciones judiciales, pero afectarían la capacidad de inversores mexicanos y extranjeros que tenían permitido vender su energía a la red operada por el gobierno. Asociaciones de la industria dijeron que afectaría 28 proyectos de energía solar y eólica que estaban listos para entrar en operación, y 16 más que están en construcción, con un total de 6.400 millones de dólares en inversiones, gran parte de eso de firmas extranjeras.