Merkel dice que no intervendrá en su sucesión

por invitación del gobernador de Baviera, Markus Soeder. El viaje dio lugar a conjeturas sobre las maniobras al interior de su bloque para obtener la candidatura a canciller en 2021. Merkel, jefa de ...

por invitación del gobernador de Baviera, Markus Soeder. El viaje dio lugar a conjeturas sobre las maniobras al interior de su bloque para obtener la candidatura a canciller en 2021. Merkel, jefa de gobierno desde 2005, ha dicho que no aspira a un quinto período.

Su partido, la Unión Demócrata Cristiana, planea elegir un nuevo dirigente en diciembre, el segundo desde que Merkel renunció en 2018.

Tres son los contendientes principales por el puesto, que conlleva la posibilidad de la candidatura a canciller.

Pero la pandemia no ayuda a ninguno de ellos. Armin Laschet, gobernador de Renania del Norte-Westfalia, fue un partidario enérgico de mitigar las restricciones, y se lo ha criticado por su manejo de la crisis. Sus rivales Friedrich Merz y Norbert Roettgen, sin puestos en el gobierno, han tenido escasas posibilidades de sobresalir.

Por eso los focos apuntan a Soeder, líder de la Unión Social Cristiana, un partido bávaro hermano de la UDC. Las encuestas recientes muestran que Soeder, el primer gobernador que aplicó la cuarentena y que ahora promueve una reapertura cautelosa, aventaja por mucho a los demás.

Soeder ha esquivado las preguntas acerca de su futuro al afirmar que su puesto está en Baviera. Pero llamó la atención recientemente al insinuar que solo alguien que ha demostrado lo que es capaz de hacer en una crisis debe ser candidato a canciller, y también al invitar a Merkel a la reunión del gabinete bávaro en Herrenchiemsee, cosa que nunca había sucedido.

Soeder destacó que ambos coinciden en la necesidad de proceder con prudencia y cautela.

Preguntada si Soeder tiene pasta de canciller, Merkel dijo que prefería no hacer declaraciones sobre ello y que con gusto asistiría a reuniones de gabinete de otros estados.

Solo puedo decir que Baviera tiene un buen gobernador y él me invitó hoy, dijo Merkel. No me escucharán decir otra cosa.

Ningún candidato anterior de la Unión Social Cristiana ha llegado a la cancillería alemana. El partido proporcionó los candidatos de la centroderecha en 1980 y 2002, pero ambos perdieron ante cancilleres de centroizquierda que buscaban su reelección.