NFL: Washington renuncia al nombre 'Redskins' tras 87 años

La franquicia de la NFL en Washington anunció el lunes que retirará de inmediato el nombre Redskins y el logo de un aborigen, capitulando a décadas de críticas de que era ofensivo a los indígenas...

La franquicia de la NFL en Washington anunció el lunes que retirará de inmediato el nombre Redskins y el logo de un aborigen, capitulando a décadas de críticas de que era ofensivo a los indígenas en Estados Unidos.

Se deberá seleccionar un nuevo nombre para uno de los equipos más antiguos de la liga de fútbol americano. No quedó claro cuán rápido ello se dará.

De momento, sin embargo, el nombre más polémico del deporte profesional en Estados Unidos ha desaparecido cuando el país hace un replanteamiento sobre injusticia social, íconos y racismo.

La medida se toma menos de dos semanas después que el dueño Dan Snyder, un aficionado del equipo desde niño que una vez proclamó que nunca cambiaría el nombre, inició un análisis exhaustivo ante los reclamos de los patrocinadores. FedEx, Nike, PepsiCo y Bank of America se pronunciaron en contra del nombre, asignado a la franquicia en 1933 cuando aún jugaban en Boston.

El equipo dijo que retiraba el nombre y logo, y que Snyder y el entrenador Ron Rivera trabajaban en conjunto para tener un nuevo nombre y diseño.

FedEx es el patrocinador que da nombre al estadio del equipo en Landover, Martland, y su director general, Frederick Smith, es un accionista minoritario. Nike y otras empresas retiraron el material del equipo de sus tiendas en internet.

Defensores de los aborígenes han criticado desde hace mucho tiempo un nombre que consideraban como un epíteto racista.

Más de una docena de líderes y organizaciones nativas estadounidenses escribieron la semana pasada al comisionado de la NFL, Roger Goodell, reclamando que Washington dejara de emplear el nombre de inmediato.

En la carta, a la que tuvo acceso The Associated Press, dijeron que esperaban que la NFL inicie un firme, significativo proceso de reconciliación con los líderes, tribus y organizaciones de aborígenes estadounidenses para reparar décadas de violencia emocional y otros graves perjuicios que ha causado a los pueblos indígenas este nombre racista de equipo.