EEUU: Autoridades usan pandemia para expulsar a inmigrantes

pero resaltó que los agentes pueden hacer excepciones por razones humanitarias y otras.

pero resaltó que los agentes pueden hacer excepciones por razones humanitarias y otras.

Chad Wolf, secretario interino de Seguridad Nacional, se jactó el jueves de que la mayoría de las expulsiones se realizan en menos de dos horas. La agencia tiene solamente a 100 personas bajo custodia, comparadas con las más de 19.000 que tuvo durante el pico de los arribos de solicitantes de asilo de Centroamérica.

Mark Krikorian, director del Centro de Estudios de Inmigración, dijo que las autoridades manejaron el caso apropiadamente y acusó a la familia de tratar de usar al recién nacido para conseguir un estatus legal. Dijo que debieron asentarse en México.

El asilo ha sido usado como una maniobra para la inmigración ilegal de manera tan generalizada que, honestamente, yo no creo más en él", dijo Krikorian, repitiendo las posiciones del presidente y otros conservadores. Yo asumo que cualquier persona que cruza la frontera desde México y solicita asilo en Estados Unidos está mintiendo, hasta que se pruebe lo contrario".

La semana pasada, una corte federal de apelaciones y un juez bloquearon una política de Trump para negarle asilo a cualquiera que pase por otro país en ruta a la frontera de México con Estados Unidos sin solicitar protección primero allí.

Jewish Family Service quiere que la familia quede en libertad en Estados Unidos, donde tiene familiares, para presentar su causa de asilo en las cortes. Junto con la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de los condados de San Diego e Imperial, el grupo planea pedirle al Departamento de Seguridad Nacional que investigue lo sucedido.

La abogada de ACLU Mitra Ebadolahi dice que se trata de una tormenta perfecta de inhumanidad. La familia esperó en México durante meses como se les instruyó, yéndose a San Diego solamente cuando sus vidas estaban amenazadas.

Ebadolahi dijo que las autoridades estadounidenses deberían haber ejercido su considerable discreción para mantener junta a la familia en Estados Unidos para que pudiera exponer su caso. Ella piensa que las autoridades violaron la ley al negarse dos veces a permitir que un funcionario de asilo entrevistase a la familia sobre sus temores de ser regresados a México, primero en Texas y luego en California.

Ebadolahi no se apresura a disputar la legalidad de expulsar al bebé, un ciudadano estadounidense. Dijo que eso fue hecho para mantenerlo con la madre.

Para mí se trata menos de una cuestión pura de la ley y más de qué país queremos ser", dijo. La crueldad es abrumadora.