Con nuevo nombre y álbum, The Chicks suenan fuerte otra vez

de nuevas maneras.

de nuevas maneras.

Su álbum previo, Taking the Long Way de 2006, recibíó cinco Grammy, incluyendo a álbum, grabación y canción del año, y también las abrió a públicos que nunca las habían escuchado. Pero es poco probable que los fans que les dieron la espalda hace 17 años cambien de parecer con el regreso de la banda.

Cuando las Chicks y Beyoncé actuaron juntas en 2016 en los Premios de la Asociación de la Música Country (CMA), una minoría muy expresiva desató su furia en redes sociales por la idea de que ambas hayan sido invitadas a presentarse.

La CMA retiró brevemente los videos promocionales en línea de la actuación. Luego dijo que los videos no estaban aprobados, así que fueron retirados antes de la transmisión de la ceremonia.

La CMA se equivocó completamente al acobardarse por ese racismo, dijo Maines. Fue desagradable. Fue bueno que lo volvieron a publicar, pero nunca debieron quitarlo.

Aunque el escándalo de las Chicks ocurrió antes de Twitter o Facebook, conocen muy bien la cultura de la cancelación, cuando gente famosa es atacada en internet por una multitud, para bien y para mal.

Por un lado es liberador, la gente se expresa mucho más, dijo Maines. Pero lo negativo es que tienes un tropiezo, un tropiezo fuerte, y ningún publicista puede hacer desaparecer eso.

La frase cállate y canta sigue siendo usada como un arma contra las mujeres, las minorías, y cualquiera que se salga de su camino musical. Pero las Chicks creen que los fans más jóvenes no se adhieren a esa idea.

No te respetan mucho ahora si sólo vas a sonreír y entretener, dijo Maines. Quieren que tengas un punto de vista.