Limeños ven en la bicicleta una opción en medio de pandemia

Con un transporte público hacinado y considerado un foco de contagio del nuevo coronavirus, algunos habitantes de la capital de Perú han encontrado en las bicicletas su nueva forma para desplazarse.

Con un transporte público hacinado y considerado un foco de contagio del nuevo coronavirus, algunos habitantes de la capital de Perú han encontrado en las bicicletas su nueva forma para desplazarse.

Desde inicios de julio, cuando terminó una cuarentena de 106 días, las tiendas de bicicletas tienen más clientes en Lima, donde se realizan 20 millones de viajes diarios según datos oficiales.

Wilmer Paredes, de 49 años y que vende bicicletas y repuestos desde hace 25 años en el barrio popular La Victoria, dijo a The Associated Press que las personas están comprando y reparando sus bicicletas para ir al trabajo.

La bicicleta se ha convertido en un transporte esencial", dijo Paredes, quien recibe decenas de clientes que buscan comprar repuestos, llantas, frenos y también bicicletas a un valor de unos 150 dólares.

Apenas el 3% de los 10 millones de habitantes de la capital peruana usa la bicicleta como medio de transporte, según un estudio publicado en junio por la municipalidad de Lima.

Pero la opción de viajar sobre dos ruedas podría aumentar ya que un tercio de los limeños afirma que tiene una bicicleta en casa, de acuerdo con el mismo estudio.

Las autoridades del transporte han detectado que 30% de los viajes diarios son tramos de siete kilómetros que podrían ser reemplazados por desplazamientos en bicicleta.

Para que eso ocurra deben construirse e interconectarse las ciclovías existentes ya que el hasta ahora escaso uso de bicicletas se observa en el diseño de la ciudad, que por años ha construido vías para los automóviles.

Lima tiene un déficit de 700 kilómetros de ciclovías y las construidas a lo largo de 180 kilómetros no están conectadas entre sí y son invadidas a diario por automóviles o comerciantes callejeros.

Las autoridades han comenzado a colocar postes anaranjados de baja altura en varias zonas del centro de la ciudad y de los barrios ricos para que se respeten las ciclovías, pero aún no llegan a los extremos de la capital adonde el respeto al ciclista es nulo.

Pese a las dificultades, el transporte en bicicleta es una opción que podría ayudar a frenar las 3.500 infecciones diarias del nuevo coronavirus. Parte de esos contagios se producen en los autobuses llenos de pasajeros que buscan ir hasta sus lugares de trabajo.

Hasta el jueves, Perú era el quinto país con más infectados por el virus a nivel mundial sumando 316.448 contagiados y 11.314 muertos.