Rusia y China vetan resolución de ONU sobre ayuda a Siria

Rusia y China vetaron el martes una resolución de Naciones Unidas que mantendría abiertos dos cruces fronterizos con Turquía para llevar asistencia humanitaria durante un año al noroeste de Siria,...

Rusia y China vetaron el martes una resolución de Naciones Unidas que mantendría abiertos dos cruces fronterizos con Turquía para llevar asistencia humanitaria durante un año al noroeste de Siria, bajo control rebelde, en una acción que el organismo internacional considera crucial para salvar millones de vidas.

Rusia, estrecho aliado de Siria, de inmediato hizo circular en el Consejo de Seguridad una resolución para que se autorice la entrega de la asistencia durante seis meses por un solo punto fronterizo desde Turquía.

El embajador de Alemania ante la ONU, Christoph Heusgen, actual presidente del consejo, anunció el resultado de la votación, 13-2, durante una reunión virtual en la que Estados Unidos criticó a Rusia y China por sus vetos.

Nos avergí¼enza lo que este consejo tiene que hacer en este momento debido a los cínicos intentos de la Federación Rusa y la República Popular China de poner la política por encima de las vidas del pueblo sirio, dijo el ministro consejero estadounidense Rodney Hunter.

El embajador de China ante la ONU, Zhang Jun, responsabilizó a las sanciones unilaterales contra Siria, impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea, de agravar la situación humanitaria en Siria y solicitó su levantamiento. Asimismo rechazó la culpa que Estados Unidos atribuye a China y señaló que "una vez más ese país muestra su enfoque hipócrita mientras impone sanciones unilaterales.

Hunter respondió que las sanciones estadounidenses tienen exenciones humanitarias y de ninguna manera perjudican al pueblo de Siria.

El único que está perjudicado al pueblo de Siria e impidiéndole recibir la asistencia que necesita es el régimen de Assad que tiene la ayuda de la República Popular China y la Federación Rusa, apuntó.

La resolución derrotada, elaborada por Alemania y Bélgica, había desechado un llamado a favor de la reapertura de un cruce iraquí hacia el noreste para entregar suministros médicos por la pandemia de COVID-19. En mayo, el embajador de Rusia ante la ONU, Vassily Nebenzia, dijo: No desperdicien el tiempo en intentos para reabrir los cruces fronterizos cerrados.

Rusia dijo que la asistencia debe ser entregada desde el interior de Siria a través de las líneas de conflicto. Sin embargo, el jefe para asuntos humanitarios de la ONU, Mark Lowcock, ha insistido en que ambos cruces desde Turquía hacia el noroeste permanezcan como un salvavidas para millones de civiles a los que Naciones Unidas no puede llegar por otros medios.