Agua bendita embotellada y piedras esterilizadas para el haj

serán esterilizadas y empaquetadas con anticipación. Los peregrinos también deberán traer sus propias alfombrillas para orar.

serán esterilizadas y empaquetadas con anticipación. Los peregrinos también deberán traer sus propias alfombrillas para orar.

Las directrices se anunciaron el lunes mientras las autoridades saudíes se preparan para un haj muy reducido este año, que por primera vez no incluirá peregrinos del exterior del país. En cambio, el reino dijo que el 70% de los peregrinos autorizados a hacer la peregrinación este año serán residentes extranjeros en Arabia Saudí y el 30% serán ciudadanos saudíes.

Los peregrinos saudíes serán seleccionados entre los trabajadores de la salud y el personal de seguridad que se han recuperado del COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo virus. El gobierno dijo que ellos han sido elegidos en muestra de agradecimiento por su papel en la atención durante la pandemia.

Arabia Saudí tiene uno de las tasas de contagio de coronavirus más grandes en Medio Oriente, con aumentos de 3.000 y 4.000 casos por día. Hasta el momento, más de 213.000 personas han contraído el virus en el reino, incluidos 1.968 que han muerto.

Las nuevas pautas exigen también que los residentes extranjeros que realicen la peregrinación en esta ocasión tengan entre 20 y 50 años, y que no hayan realizado el haj anteriormente. Los peregrinos deberán ponerse en cuarentena antes y después del haj, y se les realizará una prueba de detección del coronavirus. Los candidatos elegibles tienen hasta el viernes para presentar una solicitud a través del sitio web del Ministerio del Haj.

Arabia Saudí limitó drásticamente el haj debido al temor de contagios en el ambiente regularmente hacinado de la peregrinación anual, que generalmente atrae a alrededor de 2,5 millones de personas. Alegó que su decisión busca preservar la salud pública mundial.