¿Feliz en cuarentena? Muchos argentinos creen que se puede

la cuarentena le permitió relajarse. La vida social es una ficción, sentenció.

la cuarentena le permitió relajarse. La vida social es una ficción, sentenció.

Siento que hay una gran impostura. Hay una especie de imperativo de la felicidad, de la productividad... Yo muchas veces no puedo escapar de esta especie de demanda social y el de ver personas. Estar en un trabajo y poner cara de contento, admitió.

Gracias a la cuarentena pudo escaparse del pequeño departamento en el cual la convivencia con ruidosos vecinos se había vuelto insoportable. Ahora vive en una casa prestada, que es antigua y mucho más grande, junto con su esposa psiquiatra, un niño de seis años y un gato al cual había tenido que medicar porque vivía alterado.

Cuando todo funcionaba, a la gente tampoco se le ocurría pensar quiénes eran los que la pasaban mal en ese momento, cuestionó el especialista que trabaja para el Estado. Yo estoy bien así en este contexto, conmigo, con los míos y con el universo.

Lo que ahora desvela a Horacio es el día después de la cuarentena. Estudia sistemas para ganarse la vida sin salir de su casa. En mi caso en particular yo quisiera sostener la rutina que estoy generando el mayor tiempo posible, mi idea es poder darle continuidad.