Italia permite desembarco de 180 migrantes rescatados

Un buque de rescate con 180 migrantes que llevan días varados a bordo finalmente recibió instrucciones para navegar a un puerto italiano para que puedan desembarcar sus pasajeros, informó el doming...

Un buque de rescate con 180 migrantes que llevan días varados a bordo finalmente recibió instrucciones para navegar a un puerto italiano para que puedan desembarcar sus pasajeros, informó el domingo un grupo humanitario.

En un tuit, el SOS Mediterranee también describió alivio en el #Ocean Viking cuando la tripulación del barco y pasajeros se enteraron que los migrantes rescatados desembarcarían el lunes en Porto Empedocle, Sicilia.

Antes de eso, el grupo indicó que personal médico italiano subió a bordo para hacer pruebas de COVID-19.

Los migrantes fueron rescatados entre el 25 y 29 de junio por el Ocean Viking en cuatro operativos separados. Las personas iban a bordo de balsas no aptas para navegar y eran propiedad de traficantes que operan en Libia.

Después del fracaso inicial en sus súplicas a Malta e Italia para que los permitieran atracar, muchos de los migrantes a bordo se fueron desesperando cada vez más y seis de ellos intentaron quitarse la vida ante el temor de que ningún país los recibiera, informó el viernes el SOS Mediterranee.

Dos de los seis se aventaron al Mediterráneo y fueron rescatados por miembros de la tripulación, dijo el grupo.

De momento no estaba claro si los 180 migrantes serían puestos en cuarentena como medida de precaución al llegar al puerto o llevados a centros para personas en busca de asilo en Sicilia para el procesamiento inicial de sus peticiones de quedarse en Europa.

Italia había utilizado un ferry comercial de pasajeros en desuso para poner en cuarentena a migrantes en Sicilia que recientemente fueron rescatados en mar por otro organismo.

Tanto Italia como Malta han insistido en que otros países de la Unión Europea reciban a migrantes rescatados, que con frecuencia intentan llegar al norte de Europa. Muchos de los migrantes, traficados a través de Libia en balsas frágiles o buques pesqueros desvencijados, huyen de la pobreza, la guerra o persecución, y finalmente son hallados no elegibles para asilo. Muchos llegan desde el ífrica subsahariana.

A pesar de los esfuerzos diplomáticos de las autoridades de la UE en Bruselas para motivar a los países a compartir la carga de atender a algunas de las personas en busca de asilo, sólo un puñado de países miembro han acordado de forma voluntaria recibir a los migrantes rescatados que desembarcan en Malta o Grecia.

Al iniciar la pandemia, Italia declaró sus puertos no seguros para que buques de rescate privados atracaran mientras intentaba contener el devastador brote de coronavirus.