Trabajadores apps se adaptan, mientras enfrentan competencia

Había dos horas de espera sin paga afuera de los supermercados cuando primero inició la cuarentena en San Francisco, además de las pesadas bolsas que había que cargar por las escaleras varios piso...

Había dos horas de espera sin paga afuera de los supermercados cuando primero inició la cuarentena en San Francisco, además de las pesadas bolsas que había que cargar por las escaleras varios pisos.

Pero incluso después de registrarse en varias aplicaciones, Saori Okawa, de 39 años, no ganaba la misma cantidad de dinero entregando comidas y víveres como lo hacía cuando conducía un Uber antes de que golpeara la pandemia.

Empecé a hacer malabares con tres aplicaciones para sobrevivir, dijo Okawa, quien recientemente redujo sus horas de trabajo después de recibir el subsidio por desempleo que otorga el gobierno estadounidense. Era muy difícil, porque entonces no podía darme el lujo de quedarme en casa porque tenía que una renta que pagar.

Okawa es una de aproximadamente 1,5 millones de empleados de la llamada economía colaborativa que se ganan la vida llevando a personas al aeropuerto, escogiendo verduras en supermercados o cuidando a hijos de padres trabajadores. La suya ya era una situación precaria, en gran parte sin garantías como salario mínimo, seguro de desempleo, compensación laboral, y protección de salud y seguridad.

Pero al desplomarse la economía global debido a la pandemia y la tasa de desempleo en Estados Unidos llegando a niveles no vistos desde la Gran Depresión de los años de 1930, estos trabajadores toman empleos que con frecuencia pagan menos, mientras se enfrentan a una dura competencia de una serie de nuevos desempleados que también intentan obtener un sustento, todo sin contraer el coronavirus.

La tasa de desempleo en Estados Unidos cayó a un histórico de 11,1% en junio, y aunque fue más baja el mes anterior, podría empeorar después de que un aumento de casos de coronavirus provocó que estados cerraran restaurantes y bares.

Es difícil evaluar el panorama general de la economía colaborativa durante la pandemia ya que algunos sectores se expanden mientras otros se contraen.

Instacart, por ejemplo, ha contratado a 300.000 compradores desde marzo, prácticamente duplicando su fuerza laboral a 500.000. Mientras tanto, el negocio de Uber cayó 80% en abril comparado con el año pasado, y Lyft se cayó 75% en ese mismo periodo.