Francia: Piden quitar estatuas de comerciantes de esclavos

Grupos en contra del racismo convocaron el domingo a una gira descolonizadora en París para llevar la atención a monumentos y calles que llevan los nombres de personajes históricos vinculados con e...

Grupos en contra del racismo convocaron el domingo a una gira descolonizadora en París para llevar la atención a monumentos y calles que llevan los nombres de personajes históricos vinculados con el comercio de esclavos o abusos de la época colonial.

La marcha, que salió del Museo de la Inmigración en la capital francesa, se lleva a cabo en el aniversario 58 de la independencia de Argelia de Francia después de una larga y brutal guerra.

La movilización fue organizada por un grupo que representa a barrios de bajo ingreso en los suburbios franceses que albergan a grandes comunidades cuyos orígenes se remontan a antiguas colonias francesas. También se unieron activistas de raza negra y grupos de derechos de migrantes.

Mientras en Estados Unidos y algunos países europeos han retirado estatuas consideradas racistas, hasta el momento la respuesta a dichos monumentos en Francia ha sido más mitigada.

El presidente francés Emmanuel Macron ha insistido que las autoridades no quitarán ningún monumento controversial, como ha sucedido en otros países.

En un llamado en redes sociales, los organizadores de la marcha del domingo acusaron al gobierno de ignorar el recuerdo de los pueblos que redujo a la esclavitud o colonizó a través de la matanza masiva. Quieren que Francia cambie el nombre de calles y monumentos a personas que lucharon contra el comercio de esclavos y crímenes coloniales.

Argelia fue considerada la joya del imperio colonial francés y el domingo recordó el aniversario de su independencia con un funeral especial para 24 combatientes de la resistencia que fueron decapitados por las fuerzas francesas en el siglo XIX.

Los cráneos de los combatientes fueron llevados a Francia como trofeos y se guardaron en un museo de París durante décadas hasta que fueron devueltos el viernes a Argel.