Fuertes aguaceros dejan unos 20 muertos en Japón

Rescatistas japoneses se enfrentaban el domingo a profundas inundaciones y al riesgo de que se produjeran más aludes de lodo, que dejaron unos 20 muertos o desaparecidas en el sur del país. Mas de u...

Rescatistas japoneses se enfrentaban el domingo a profundas inundaciones y al riesgo de que se produjeran más aludes de lodo, que dejaron unos 20 muertos o desaparecidas en el sur del país. Mas de una docena de personas murieron y decenas estaban varadas en residencias de ancianos.

Helicópteros de rescate evacuaban a gente de sus casas en la región de Kumamoto. Hasta 10.000 miembros de las fuerzas de defensa, guardacostas y bomberos participaban en la operación.

Las aguas anegaron amplias extensiones de tierra a lo largo del río Kuma. Casas, edificios y vehículos quedaron sumergidos casi hasta los tejados. Los aludes de lodo se abatieron contra varias viviendas, haciendo que la gente trepara a los tejados para hacer señas a los rescatistas.

Después de que los rescatistas lograran llegar el sábado a un hogar para ancianos inundado estimaron que 14 personas habían muerto en el lugar. Otras tres personas tenían hipotermia, según las autoridades.

El domingo continuaban las operaciones de rescate para ayudar a decenas de empleados y residentes en el centro de Senjuen, situado junto al río y donde unas 60 personas seguían atrapadas por las inundaciones y el lodo

En la ciudad de Hitoyoshi, el agua invadió las casas cercanas a la principal estación de tren. El agua llegó al segundo piso tan rápido que yo no podía dejar de temblar, dijo al diario Asahi una mujer de 55 años que estaba visitando a familiares.

La mujer y sus parientes corrieron al piso de arriba, salieron nadando por la ventana y terminaron refugiándose en el tejado para esperar a ser rescatados.

Las autoridades instaron a evacuar a más de 75.000 personas en las prefecturas de Kumamoto y Kagoshima tras las intensas lluvias del viernes por la noche y el sábado. La evacuación no era obligatoria y mucha gente optó por quedarse en casa por temor a contraer el coronavirus, a pesar de que las autoridades dijeron que los refugios estaban preparados adecuadamente con mamparas y otras medidas de seguridad.

Las inundaciones también cortaron el suministro eléctrico y las comunicaciones, demorando más las operaciones de búsqueda. Casi 6.000 viviendas en Kumamoto seguían sin electricidad el domingo, según Kyushu Electric Power Co.

La lluvia, que superó los 100 milímetros (4 pulgadas) por hora, había remitido, pero la Agencia Meteorológica Japonesa mantuvo las advertencias por aludes de lodo en todo Kumamoto.

___

Mari Yamaguchi está en Twitter como https://www.twitter.com/mariyamaguchi