Bolsonaro no usa mascarilla en festejo del 4 de Julio

El presidente brasileño Jair Bolsonaro asistió el sábado a un festejo del Día de la Independencia de Estados Unidos en la capital de Brasil en que los participantes se rehusaron a utilizar mascari...

El presidente brasileño Jair Bolsonaro asistió el sábado a un festejo del Día de la Independencia de Estados Unidos en la capital de Brasil en que los participantes se rehusaron a utilizar mascarillas, un día después de que él mismo vetara el uso obligatorio de los barbijos en espacios privados.

Bolsonaro compartió fotografías en las redes sociales de él, cuatro ministros del gabinete, otros importantes colaboradores y el embajador estadounidense Todd Chapman, ninguno de los cuales llevaba mascarillas a pesar de estar muy cerca unos de otros.

Expertos en salud han recomendado el distanciamiento social y el uso de mascarillas para reducir la propagación del nuevo coronavirus. Bolsonaro vetó el viernes las disposiciones de una nueva medida que hacía obligatorio el uso de cubrebocas en iglesias, escuelas, tiendas, fábricas y reuniones privadas, aunque aprobó el uso obligatorio de los barbijos en las calles y el transporte público.

Bolsonaro, un abierto admirador del mandatario estadounidense Donald Trump, considera el estrechamiento de las relaciones con Estados Unidos parte esencial de su política exterior desde que asumió la presidencia el 1 de enero de 2019. Bolsonaro asistió el año pasado a la celebración del 4 de Julio en la embajada estadounidense, rompiendo con una costumbre de los mandatarios brasileños de evitar las visitas a misiones diplomáticas extranjeras en la capital, Brasilia.

Vía Twitter, Bolsonaro envió felicitaciones por la efeméride estadounidense: También quiero saludar a mi amigo @realDonaldTrump por el valiente discurso que pronunció ayer. Esas fueron las palabras de un gran estadista. Que el legado y los valores de los Fundadores de esa gran nación perduren y se mantengan lejos de las malvadas intenciones de los radicales.

La minimización que hizo Bolsonaro de la pandemia de coronavirus y su rechazo a imponer restricciones locales para frenar la propagación se convirtió en parte de una polémica acalorada y politizada. Bolsonaro participó en protestas callejeras después que el Ministerio de Salud federal emitiera recomendaciones a favor del distanciamiento social y se ha presentado reiteradamente sin cubrebocas en público.

Brasil, el sexto país más poblado del mundo con más de 210 millones de habitantes, es uno de los lugares de más alto contagio a nivel global. Acumula más de 1,5 millones de casos confirmados y 64.265 fallecimientos, según cifras del Ministerio de Salud. Se cree que ambas cifras son inferiores a las reales debido a la cantidad insuficiente de pruebas.

Debido a la pandemia, la embajada estadounidense canceló este año su tradicional celebración del 4 de Julio en Brasilia y en su lugar transmitió una ceremonia por internet. A la pregunta de por qué Bolsonaro, el embajador y otros no portaron mascarillas, la embajada respondió en un comunicado enviado por correo electrónico que se trató de una reunión privada.

La visita de Bolsonaro a Trump en marzo en la residencia de Mar-a-Lago hizo sonar las alarmas porque varios miembros de la delegación brasileña dieron positivo en coronavirus, incluido uno que fue fotografiado cerca del mandatario estadounidense.