El padre de Boris Johnson defiende su viaje a Grecia

El padre del primer ministro británico Boris Johnson defendió su decisión ampliamente criticada de tomar un vuelo a través de Bulgaria, en un viaje de Gran Bretaña a Grecia, a fin de poner a prue...

El padre del primer ministro británico Boris Johnson defendió su decisión ampliamente criticada de tomar un vuelo a través de Bulgaria, en un viaje de Gran Bretaña a Grecia, a fin de poner a prueba del COVID su propiedad en el país helénico antes de alquilarla potencialmente.

Con una toalla sobre su hombro, Stanley Johnson dijo a los periodistas el viernes en un camino de tierra afuera de su finca en el Monte Pelion que no estaba 100% al tanto sobre la reacción del público británico desde que viajó a Grecia en busca de un momento tranquilo para organizar la casa.

El viaje recibió muchas críticas porque violó, como mínimo, el espíritu de las restricciones de Grecia a los viajeros internacionales para contener la crisis de coronavirus.

El gobierno griego, que ha sido elogiado por el número relativamente bajo de casos confirmados de coronavirus del país y ansioso por salvar la temporada turística de verano, extendió su prohibición de vuelos desde el Reino Unido hasta el 15 de julio en medio del miedo por las tasas de infección de Gran Bretaña, todavía altas.

Otras personas también criticaron que el viaje del padre de Johnson a Grecia a través de la capital búlgara de Sofía fue en contra del consejo del Ministerio de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña, que recomienda evitar casi todos los viajes, salvo los esenciales.

La noticia del viaje de Stanley Johnson se supo semanas después de que el gobierno británico enfrentó una ola de críticas por la revelación de que el asistente principal del primer ministro, Dominic Cummings, viajó más de 400 kilómetros (250 millas) desde Londres hasta la casa de sus padres en el noreste de Inglaterra en marzo, cuando el gobierno instaba a todas las personas, menos los trabajadores esenciales, a quedarse en casa.

El Reino Unido tiene registradas más de 44.200 muertes relacionadas con el coronavirus, según la cifra oficial, la tercera más alta del mundo detrás de Estados Unidos y Brasil.