Buenos Aires y cinturón urbano vuelven a cuarentena estricta

se prolongue hasta septiembre.

se prolongue hasta septiembre.

Según analistas, Fernández afronta una situación desafiante, ya que el incremento de los contagios coincide con el pico de malestar emocional de la gente, cuando resulta casi imposible respetar con el mismo grado de compromiso las medidas de distanciamiento social exigidas cien días atrás y mientras el deterioro económico hace estragos.

La pandemia golpea a una Argentina que sufre una crisis preexistente y cuya actividad se derrumbará 9,9% en 2020, según el Fondo Monetario Internacional.

La Organización Internacional del Trabajo estima que se perderían entre 750.500 y 852.500 empleos este año.

La Federación de Cámaras y Centros Comerciales de la República Argentina advirtió que unos 350.000 negocios de Buenos Aires y sus alrededores tendrán que cerrar de nuevo, al menos temporalmente, y 100.000 podrían hacerlo de modo definitivo.

Un sondeo de Giacobbe & Asociados realizado a mediados de mayo indicó que 56,4% de los 2.500 encuestados no soportaba un mes más de cuarentena.

En este contexto, la valoración de la gestión presidencial se ha resentido en los últimos meses.

Una encuesta de la consultora Management & Fit realizada en junio a 1.020 personas señaló que la aprobación de la gestión de la pandemia cayó a 62,4% respecto al 91,7% de marzo.

Fernández se defiende afirmando que una economía que cae siempre se levanta, pero una vida que termina no la levantamos más. Los que le apoyan valoran cómo cuida la salud de los argentinos y las múltiples ayudas sociales que brindó para paliar el deterioro.

Mendoza afirmó que no le tiene miedo al virus, sino a no tener ingresos para subsistir. Eso no es vida, agregó el comerciante.