Chile muestra leve mejoría al bajar contagios en una semana

tomados desde la llegada del virus hace tres meses.

tomados desde la llegada del virus hace tres meses.

La autoridad reiteró que el país ha sido frágil en ubicar y aislar a los contactos de los infectados, lo que permite que sigan infectando. A comienzos de mes la tarea de trazar a los contactos fue designada a los centros de salud primaria distribuidos por todas las barriadas del país. Antes la hacía un equipo de 80 telefonistas, que dejaba unos 11.000 contactos estrechos diarios pendientes de ubicación.

La movilidad es uno de los factores que pesa en los nuevos contagios, especialmente en el gran Santiago, que concentra el 80% de los infectados entre sus ocho millones de habitantes.

Una cuarentena total que rige desde hace siete semanas recién empezó a dar muestras de funcionar a comienzos de ésta, cuando se redujeron de cinco a dos los permisos individuales por semana para moverse durante el confinamiento. También se endurecieron las penas de cárcel y las multas a los infractores, que oscilan entre 400 y 1.400 dólares.

El gobierno mantiene funcionando el transporte público y a diario otorga centenares de miles de permisos para poder salir de casa durante el confinamiento. Además, según la policía que entrega las autorizaciones, 180.000 empresas de Santiago han obtenido pases para 2,4 millones de personas que pueden moverse cada jornada.

La Subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, dijo que esta semana disminuyeron en un 25% los permisos otorgados y que en los últimos cuatro días la caída fue de 40%.

Las cuarentenas sólo redujeron, hasta ahora, en un 35% la movilidad en el gran Santiago y en torno al 40% en regiones, que también han visto crecer los contagiados y hospitalizados, por lo que el miércoles se añadieron otros cinco confinamientos, que llevarán a que poco más de la mitad de los 18 millones de chilenos deban quedarse en casa.