Vincent Cianni (EE. UU., 1952). Anthony ligando con Giselle, Vivian esperando, Lorimer Street, Williamsburg, Brooklyn, 1996
Foto callejera en Brooklyn-Nueva York tomada en 1966 por el reportero Vicent Cianni George Eastman House. Adquirida con fondos de Mary Cianni © Vincent Cianni

El camino para buscar luz asomando entre las "férreas y definidas nociones de masculino y femenino como esferas irreconciliables" y permitir que los géneros se despojen del "corsé de algunos de sus estereotipos y máscaras" ha sido largo y complejo.

La necesidad de mostrar el "alma desnuda" de los seres humanos más allá de su condición sexual o rol de género ha comenzado a solidificarse tras muchos tropiezos. Lo sostiene el crítico de Arte Francico Carpio, uno de los comisarios de una exposición que da cuenta de la evolución de la conceptos de masculinidad y feminidad a través de la historia de la fotografía.

Con el título acaso algo vago de Percepciones, la muestra propone un viaje por las apariencias, juicios de valor, sufrimientos, estereotipos, incomprensión, valentía y avances que muestran el modo en que los artistas de la imagen han reflejado, durante los más o menos 170 años de historia de las fotos, "la evolución de la masculinidad y la feminidad, sus roles sociales y su apariencia estética". Está en cartel en la Fundación Canal de la Comunidad de Madrid hasta el 5 de enero de 2016 y la entrada es gratuita.

Arte y antropología

Más allá de las intenciones de los organizadores —que califican la propuesta, con un marcado tono ideológico, como "una exposición artística y antropológica a partes iguales" y un "apasionante viaje por la Historia y por la evolución y complementariedad del género masculino y femenino"—, Percepciones es una magnífica oportunidad para ver fotografías de primer nivel. Se muestran 130 obras de medio centenar de artistas, entre ellos algunos de los grandes maestros del siglo XX: August Sander, Brassaï, Edward Steichen, Edward Weston, Lewis W. Hine, Robert Frank, Anselm Adams, Mary Ellen Mark...

Un hombre fuerte y sabio, frente a una mujer bella, sumisa y frágil A través de la lectura cronológica de las fotos es posible observar como "tanto hombres como mujeres se han asignado un determinado papel considerando las capacidades naturales de cada sexo, generando los consabidos estereotipos de un hombre fuerte, poderoso sabio y autoritario, frente a una mujer bella, sumisa, frágil y dependiente".

La imagen de la mujer ha cambiado más

Estas ideas, que "se trasladaron a la forma de pensar, estar y de comportarse en el mundo", han derivado en dos cambios opuestos: si bien la mujer ha pasado de ser representada como "hogareña y familiar" a despojarse de esa "sumisión" hasta alcanzar la independencia, la imagen fotográfica masculina, dicen desde la exposición —olvidando la expansión de la fotografía homosexual desde los años ochenta—,  "se ha mantenido casi inalterable a lo largo del tiempo".

El cuerpo desnudo o semidesnudo, musculado y potente como metáfora visual del poder del hombre El primer apartado de los cinco en que está dividida la muestra es Poder y autoridad, que se asienta en una de las representaciones tradicionales de la fuerza masculina, asociada a la imagen del cuerpo desnudo o semidesnudo, musculado y potente, que actúa como metáfora visual del poder del hombre. Así queda reflejado en las muy conocidas imágenes de Hine de obreros construyendo el rascacielos neoyorkino del Empire State o el retrato del campeón de boxeo Primo Carnera, tomada por Edward Steichen en 1933, recibiendo un ramo de flores de una niña.

La cocina, 'entorno natural' de las mujeres

En Sensualidad y sumisión aparecen mujeres que exhiben sus capacidades maternales y de amas, expresado atributos loables, pero siempre dictados desde una perspectiva machista: la gentileza, la pulcritud, la delicadeza, el refinamiento, la compasión, la dulzura o la tolerancia. El apartado contiene reveladoras obras de los años cuarenta del fotógrafo estadounidense Victor Keppler, que representa la cocina como el "entorno natural" de las mujeres.

Las fotos de Davidson a una pandilla de adolescentes en sus ceremonias sexuales Seducción y deseo, la tercera etapa de Percepciones, gira en torno a las imágenes que tienen la atracción sexual como claro subtexto. La sección presenta obras de William Mortensen, un osado y pionero creador de los años cuarenta que no eludió la sensualidad explícita, y del gran Bruce Davidson, que siguió como reportero incrustado a una pandilla de adolescentes urbanos y pobres en sus ceremoniales de atracción, galanteo y sexo...

Hombres no siempre valientes

Alma desnuda muestra el giro hacia una sociedad más libre, donde no caben "la visión estereotipada y superficial del hombre como autoridad, frente a la aparente sumisión de la mujer". Mientras ésta "empieza a expresar sus pensamientos, su impotencia e injusto sometimiento", el hombre "no puede seguir ocultando" que también es víctima de "limitaciones e inseguridades" y "no siempre puede ser valiente y líder". Desafiantes imágenes de Greta Garbo y Marlene Dietrich y retratos de estilo fotomatón de Andy Arwhol componen lo más notable de la sección.

Travestirse no hace no hace perder la esencia de lo masculino-femenino El último tramo del recorrido, Quiero ser tú, está basada en "dos tipos de imitación: la que surge de la admiración, frente a la ironía que es terapia para superar complejos pasados". Los responsables de la muestra, otra vez trufando el criterio artístico de ideología, opinan que "travestirse no es solo una opción sexual, es también una reivindicación por los atributos del otro, lo cual no hace que esto haga perder la esencia de lo masculino-femenino". Hay en esta sección una serie del canadiense Chuck Samuels, en las que utiliza su cuerpo para rendir homenaje a otros maestros de la fotografía.