Un militante del yihadista Estado Islámico (EI) se hizo estallar durante una redada policial en la ciudad de Gaziantep, en el sureste de Turquía, fronteriza con Siria, dejando a cinco policías heridos, informó este domingo la prensa local.

Gaziantep se encuentra a unos 300 kilómetros al este de la ciudad de Antalya, donde este domingo comenzó la cumbre del G-20La policía antiterrorista se disponía a inspeccionar un departamento para detener a integrantes de una célula del EI, pero al abrir la puerta uno de los yihadistas activó los explosivos adheridos a su cuerpo, mientras los demás lograron huir, según el diario Hürriyet.

La inspección formaba parte de una investigación sobre el doble atentado suicida del pasado 10 de octubre frente a la estación de trenes de Ankara en el que murieron 102 manifestantes congregados para una "marcha por la paz".

Gaziantep se encuentra a unos 300 kilómetros al este de la ciudad de Antalya, donde este domingo comenzó la cumbre del G-20, que abordará, entre otros temas, la lucha contra el EI.

Horas antes, el ejército turco abatió a cuatro miembros del EI que intentaban entrar a bordo de dos coches a Gaziantep.

Los soldados les dieron la indicación de alto y ellos abrieron fuego, por lo que los militares respondieron disparando contra uno de los coches y mataron a sus cuatro ocupantes, sin embargo el otro vehículo pudo escapar.

Turquía ha intensificado su lucha contra el terrorismo desde julio pasado, cuando empezó a lanzar ataques aéreos contra el EI en el sureste del país y abrió sus bases aéreas a la coalición internacional, liderada por Estados Unidos.