ONU: COVID-19 agrava la complicada situación en Mali, Sahel

La pandemia del coronavirus ha empeorado la grave situación humanitaria y de seguridad en Mali y en la región africana de Sahel, dijo el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres.

La pandemia del coronavirus ha empeorado la grave situación humanitaria y de seguridad en Mali y en la región africana de Sahel, dijo el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres.

En un reporte al Consejo de Seguridad obtenido por The Associated Press, Guterres afirmó que el deterioro de la situación de seguridad sigue siendo motivo de grave preocupación, con grupos terroristas aliados con Al Qaeda y Estado Islámico compitiendo por el control de áreas de influencia.

Los ataques terroristas contra civiles y las fuerzas malienses e internacionales continúan en el norte y en el centro de Mali, y suponen la amenaza de seguridad más significativa en el norte, añadió el jefe de la ONU. También se han reportado choques entre Al Qaeda y el grupo EI.

Mali está en crisis desde que una revuelta llevó a soldados amotinados a derrocar al presidente en 2012. El vacío de poder resultante derivó en una insurgencia islamista y una guerra encabezada por Francia que sacó a los yihadistas del poder un año más tarde.

Los insurgentes siguen teniendo una presencia activa y grupos extremistas afiliados a Al Qaeda y a EI se han trasladado desde el árido norte al centro del país, más poblado, desde 2015, avivando las hostilidades y la violencia entre grupos étnicos en la región.

Según Guterres, el impacto del COVID-19 exacerbará las crisis humanitarias en Mali, donde 3,5 millones de personas sufren inseguridad alimenticia, y 757.000 están en grave inseguridad alimenticia.