Gobernador de Virginia anunciará retiro de estatua de Lee

El gobernador de Virginia Ralph Northman tiene previsto anunciar el jueves sus planes de retirar la emblemática estatua del general confederado Robert E. Lee del centro de Richmond, informó un alto ...

El gobernador de Virginia Ralph Northman tiene previsto anunciar el jueves sus planes de retirar la emblemática estatua del general confederado Robert E. Lee del centro de Richmond, informó un alto funcionario del gobierno estatal a The Associated Press.

El gobernador ordenará el retiro de la estatua de su enorme pedestal para que sea almacenada mientras su administración analiza una nueva ubicación, según el funcionario, que habló bajo condición de anonimato debido a que carecía de autorización para discutir el anuncio de Northman.

La medida se presenta en medio de revueltas en todo el país, y más allá de sus fronteras, sobre la muerte de George Floyd, un afroestadounidense que falleció después de que un policía de Minnesota lo inmovilizó colocándole una rodilla sobre el cuello durante varios minutos, incluso después de que dejó de moverse.

La muerte de Floyd desató indignación sobre asuntos raciales y brutalidad policial, y provocó una nueva oleada de retiro de imágenes confederadas.

La estatua de Lee es uno de cinco monumentos confederados en la Monument Avenue, en Richmond, la antigua capital de la Confederación. La escultura ha sido objeto de actos vandálicos durante las recientes protestas en torno a la muerte de Floyd.

Otras tragedias ocurridas en años recientes han creado cierta reflexión sobre los monumentos confederados, a los que algunas personas consideran como tributos inapropiados a la historia esclavista del Sur. Otros consideran el retiro de los monumentos como un intento de borrar la historia.

El retiro de monumentos confederados comenzó después de que un supremacista blanco asesinó a nueve personas de raza negra dentro de una iglesia de Carolina del Sur en 2015, y nuevamente después de una violenta protesta de supremacistas blancos en Charlottesville en 2017.

El monumento de Lee se erigió en 1890, varias décadas después del fin de la Guerra Civil.