Activistas sirios reportan ataques aéreos rusos en Idlib

Aviones de guerra rusos efectuaron en la madrugada del miércoles sus primeros ataques aéreos en tres meses en el último bastión rebelde en el noroeste de Siria, dijeron activistas de la oposición...

Aviones de guerra rusos efectuaron en la madrugada del miércoles sus primeros ataques aéreos en tres meses en el último bastión rebelde en el noroeste de Siria, dijeron activistas de la oposición. Por el momento no se reportaron víctimas.

Según los activistas, los ataques que tuvieron lugar dentro y en las inmediaciones de la provincia de Idlib fueron los primeros de la aviación rusa desde que una tregua instauró una relativa calma en la volátil región a mediados de marzo.

El alto el fuego, mediado por Turquía y Rusia, suspendió una aterradora campaña aérea y terrestre de tres meses que mató a cientos de personas e hizo que un millón huyesen hacia la frontera turca.

Rusia es el principal apoyo de las fuerzas del presidente de Siria, Bashar Assad, mientras que Turquía respalda a la oposición. En los últimos años, Moscú y Ankara se han convertido en los principales intermediarios en Siria, inmersa en una guerra civil desde 2011.

En los últimos días, tanto Turquía como el gobierno de Damasco han estado enviando refuerzos al noroeste de Siria, dijeron activistas de la oposición. Además, en las últimas semanas se ha violado la tregua sobre el terreno en varias ocasiones.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo opositor con sede en Gran Bretaña que monitorea la guerra en Siria, dijo que los aviones rusos atacaron zonas controladas por los rebeldes justo al sur de la provincia de Idlib el martes en la noche y el miércoles por la mañana. No reportó víctimas en los cuatro ataques aéreos.

Aviones rusos dispararon misiles que crearon una amplia destrucción, dijo Taher al-Omar, un activista en Idlib que tampoco ofreció datos sobre posibles víctimas.

Otro activista de la región, Hadi Abdullah, contó el miércoles que los ataques alcanzaron una zona montañosa en la provincia de Latakia, en la frontera con Idlib, y una estación eléctrica en el extremo norte de la de Hama.