Nicaragua: médicos advierten colapso y piden cuarentena

Asociaciones médicas de Nicaragua llamaron este lunes a la población a iniciar una cuarentena nacional de por lo menos tres a cuatro semanas, ante el imparable avance de la pandemia de coronavirus, ...

Asociaciones médicas de Nicaragua llamaron este lunes a la población a iniciar una cuarentena nacional de por lo menos tres a cuatro semanas, ante el imparable avance de la pandemia de coronavirus, frente a la cual el gobierno de Daniel Ortega no ha tomado medidas de distanciamiento social.

En un comunicado, los casi tres docenas de grupos de especialistas advirtieron que el aumento exponencial de casos de COVID-19 ha provocado un colapso en el sistema de salud pública y privada, con hospitales saturados, falta de camas, escasez de medicinas y de productos tan esenciales como el oxígeno. Esto habría causado que decenas de médicos y trabajadores de la salud se estén contagiando y que un número importante de ellos pudiera haber fallecido a causa de la enfermedad.

El comunicado se divulgó horas después de confirmarse la muerte del dermatólogo y catedrático Aldo Martínez Campos. El presidente de la Asociación de Anestesiología, Róger Pasquier, dijo que el médico de 83 años murió por COVID-19 y que con él suman al menos 29 galenos y personal de salud fallecidos por el virus en Nicaragua.

Las Asociaciones Médicas de Nicaragua llamamos al pueblo a iniciar con urgencia una cuarentena nacional, de forma voluntaria y por al menos 3-4 semanas, a fin de lograr la reducción del contagio, transmisión y muertes entre la población, señaló el pronunciamiento.

El gobierno no ha decretado cuarentena ni cierre de fronteras por la crisis del COVID-19. Tampoco ha suspendido las clases ni las actividades laborales y, por el contrario, ha promovido marchas y festivales con aglomeraciones de personas en la vía pública.

Según los médicos firmantes, Nicaragua está actualmente en la fase de expansión acelerada y transmisión comunitaria, la cual continuará agravándose con mayor pérdida de vidas, si de parte de las autoridades correspondientes no se toman con urgencia medidas a gran escala para intentar contener el avance de la pandemia.

El comunicado instó al sector privado a apoyar la cuarentena con medidas enérgicas , como el cierre de negocios privados no esenciales. A la población se le pide evitar salir de sus casas, comprar alimentos una vez por semana, guardar distancia entre personas, usar protección facial y lavarse las manos frecuentemente.

El gremio médico se ha quejado de que el gobierno no les da equipos para protegerse cuando atienden a pacientes de COVID-19. La semana pasada, 716 especialistas advirtieron en una carta que los nicaragí¼enses enfrentan un elevado riesgo de muerte debido a la falta de recursos sanitarios en los hospitales del país.

El gobierno de Nicaragua no comentó de inmediato el comunicado de este lunes. Las autoridades de Salud reportan 35 muertos y 759 contagios de coronavirs desde que se inició la pandemia en marzo pasado, pero el independiente Observatorio Ciudadano registraba hasta el sábado 805 fallecidos y 3.725 infectados.

En respuesta al comunicado de los médicos, el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) respaldó mediante un comunicado el llamado a la cuarentena, instando a los negocios no esenciales que tengan condiciones para hacerlo a que a que cierren sus operaciones durante tres a cuatro semanas.

El COSEP, que aglutina al 80% de las empresas privadas del país, recomendó a las entidades que brinden servicios o productos esenciales utilizar el trabajo a distancia enla mayor medida posible

A los empleados públicos que no pueden suspender sus labores les recomendó extremar las medidas de higiene y protección personal, y a la población en general a que permanezcamos en nuestras casas, a no realizar salidas innecesarias y a aplicar medidas de seguridad y distanciamiento social.

Mientras tanto, tras casi tres semanas de paralización del transporte de carga, la frontera entre Nicaragua y Costa Rica fue reabierta al atardecer del domingo al paso de cientos de furgones que estaban varados, debido a los controles sanitarios impuestos por San José desde el 18 de mayo para prevenir el ingreso de camioneros contagiados de coronavirus.

La reapertura de la frontera se logró después de que todos los países centroamericanos firmaran un acuerdo el sábado, y de que Costa Rica flexibilizara sus medidas, ampliando de tres a cinco días el tiempo de permanencia de los transportistas extranjeros en el país.

La ministra de Comercio Exterior de Costa Rica, Dyalá Jiménez, dijo que los camioneros contarán con esos cinco días para dejar su mercadería y recoger otra para llevar de regreso. Por las fronteras terrestres de Centroamérica se moviliza casi el 90% del comercio regional.

Costa Rica no informó si como parte del arreglo suspendió las pruebas de coronavirus que realizaba en los puestos fronterizos, y que obligaban a los camioneros a esperar el resultados hasta tres días. Consultado por AP, Marvin Altamirano, presidente de la Asociación de Transportistas de Nicaragua (ATN), dijo que Costa Rica está realizando ahora un chequeo médico primario, aunque no aclaró si esto consiste solamente en un examen de la temperatura corporal.