EEUU: Prevén repunte de contagios por protestas masivas

han sacudido al país desde Minneapolis a Nueva York y de Atlanta a Los íngeles. Algunas derivaron en disturbios y enfrentamientos con la policía, dejando tiendas y patrullas envueltas en llamas.

han sacudido al país desde Minneapolis a Nueva York y de Atlanta a Los íngeles. Algunas derivaron en disturbios y enfrentamientos con la policía, dejando tiendas y patrullas envueltas en llamas.

Expertos de salud temen que los portadores asintomáticos del virus puedan infectar a otros durante las manifestaciones, en donde las personas caminan hombro con hombro, muchas de ellas sin mascarillas, y gritando y entonando consignas. El virus se esparce por medio de gotas microscópicas que viajan en el aire cuando las personas tosen, estornudan, cantan o hablan.

No hay duda de que, cuando hay cientos o miles de personas juntas una al lado de otra, cuando tenemos este virus en las calles... eso no es saludable, dijo el gobernador de Maryland Larry Hogan el domingo al programa State of the Union de CNN.

En dos semanas, en todo Estados Unidos vamos a saber si esto desencadena un repunte en el número de casos o no, agregó.

En el país se han registrado más de 1,7 millones de infecciones y casi 104.000 muertes por COVID-19, enfermedad que ha afectado desproporcionadamente a las minorías raciales en una nación que no tiene atención médica universal.

La alcaldesa de Washington Muriel Bowser dijo el domingo que está sumamente preocupada de que las protestas en la capital del país y en otras ciudades puedan ser campo fértil para una nueva serie de brotes. Muchos de los manifestantes portaban mascarillas, pero no hubo ningún intento por mantener el distanciamiento social.

Hemos trabajado muy duro en las últimas ocho o 10 semanas para impedir este tipo de concentraciones multitudinarias, declaró. Como país, debemos preocuparnos de que haya un repunte.

Incluso los múltiples manifestantes que llevaban mascarillas no tienen ninguna protección garantizada. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos aseguran que las mascarillas de tela evitan que una persona infectada propague la enfermedad, pero no están diseñadas para proteger a los usuarios de contraerla.

Se han reportado casi 6,1 millones de infecciones en todo el mundo, con casi 370.000 muertes, según un recuento de la Universidad Johns Hopkins. Se cree que la cifra real de ambas es significativamente mayor debido a que muchas personas no han sido examinadas.

___

Kirka reportó desde Londres y Gorondi reportó desde Budapest. Reporteros de la AP en todo el mundo contribuyeron con este despacho.