Inmigrante deja la iglesia de Tucson donde vivió durante 15 meses para evitar la deportación

  • Rosa Robles Loreto se trasladó a la Iglesia Presbiteriana Southside en agosto de 2014 tras recibir la orden de abandonar el país.
  • No hay una regulación que prohíba arrestar a inmigrantes en una iglesia.
  • El caso inició cuando fue detenida por una infracción de tránsito y entregada a la Patrulla Fronteriza.
Interior de una iglesia, en una imagen de archivo.
Interior de una iglesia, en una imagen de archivo.
ARCHIVO

Una inmigrante va camino a casa el miércoles luego de vivir en una iglesia de Tucson durante los últimos 15 meses para evitar la deportación.

El caso es único porque toda su familia está viviendo en Estados Unidos sin autorización Rosa Robles Loreto, de 42 años, se trasladó a la Iglesia Presbiteriana Southside en agosto de 2014 tras recibir la orden de abandonar el país.

No hay una regulación bajo las leyes federales que prohíba a los agentesarrestar a inmigrantes en una iglesia, pero es una práctica que por lo general evita el gobierno.

El caso de esta mexicana comenzó cuando fue detenida por una infracción de tránsito hace cinco años y entregada a la Patrulla Fronteriza. Su abogado solicitó indulgencia y la suspensión de la deportación en vano antes de que ella buscara refugio en la iglesia.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas anunció a principios de este año que Robles Loreto no era una prioridad de deportación, pero su abogado dijo que aún era inseguro para ella dejar la iglesia.

"Buscaremos cualquier posibilidad adicional que esté en el mejor interés de Rosa y hoy sabemos que ella está completamente segura de dejar la iglesia y regresar a una vida más normal", dijo el miércoles Sarah Launius, una de sus portavoces.

El caso de Robles Loreto es único porque toda su familia está viviendo en Estados Unidos sin autorización.

El gobierno ha garantizado clemencia para los migrantes cuyos hijos son ciudadanos estadounidenses como parte de la política del presidente Barack Obamapara tratar de mantener a las familias juntas, pero familias como la de Robles Loreto se han dejado de lado aun cuando sus hijos han vivido en este país toda su vida.

La Iglesia Presbiteriana Southside ha ofrecido refugio a los inmigrantes desde la década de 1980, cuando una oleada de centroamericanos huyó de las guerras civiles en sus países.

Robles Loreto tenía amplío apoyo en Tucson, con decenas de miles de carteles con su foto colocados en jardines y negocios. La Junta de Supervisores del condado Pima y el Consejo de la ciudad de Tucson aprobaron resoluciones exhortando al gobierno federal a proporcionar clemencia.