EEUU envía a Brasil 2 millones de dosis de hidroxicloroquina

Estados Unidos envió a Brasil más de 2 millones de dosis de un medicamento contra la malaria que el presidente Donald Trump ha promovido como una posible protección y tratamiento contra el coronavi...

Estados Unidos envió a Brasil más de 2 millones de dosis de un medicamento contra la malaria que el presidente Donald Trump ha promovido como una posible protección y tratamiento contra el coronavirus, a pesar de que no hay evidencia científica que respalde dichas declaraciones.

Ningún estudio científico amplio y riguroso ha validado que el fármaco, la hidroxicloroquina, sea seguro o eficaz para evitar o tratar el COVID-19, y algunas investigaciones menores han indicado que los que consumieron el medicamento obtuvieron peores resultados.

Brasil, el país más afectado por el coronavirus en América Latina, continúa registrando un aumento de infecciones, y la semana pasada Trump anunció restricciones a los viajes procedentes del país sudamericano a fin de evitar que los viajeros propaguen el virus en Estados Unidos.

En un comunicado conjunto con el gobierno brasileño, la Casa Blanca señaló el domingo que se enviaron las dosis de hidroxicloroquina a Brasil como profiláctico para los trabajadores de salud que combaten la pandemia y como terapéutico para los pacientes contagiados. Washington también informó del envío de 1.000 respiradores a Brasil.

Trump reveló en mayo que ingirió el medicamento durante dos semanas para protegerse del coronavirus, a pesar de las advertencias de su propio gobierno de que únicamente debería ser administrado para combatir el COVID-19 en un ambiente hospitalario o de investigación debido a sus efectos secundarios potencialmente letales.

El anuncio del mandatario de que estaba tomando el fármaco fue criticado por expertos médicos, quienes advirtieron que sus acciones podrían alentar a otras personas a ingerir la sustancia fuera de un ambiente controlado.

Trump dijo que decidió tomar la hidroxicloroquina después de que dos miembros del personal de la Casa Blanca fueran diagnosticados con COVID-19.