Fuerte aumento de precios de alimentos en EEUU

Los precios de la carne, los huevos e incluso las patatas han registrado fuertes aumentos en Estados Unidos a medida que el coronavirus trastorna las operaciones de las plantas de procesamiento y las ...

Los precios de la carne, los huevos e incluso las patatas han registrado fuertes aumentos en Estados Unidos a medida que el coronavirus trastorna las operaciones de las plantas de procesamiento y las redes de distribución.

El costo de los alimentos que se consumen en la casa ha sufrido el mayor aumento de los últimos 46 años, y los analistas advierten que los precios de la carne en particular seguirán siendo altos con los problemas que tienen los mataderos para mantener los niveles de producción y a la vez aplicar medidas sanitarias para sus trabajadores.

Si bien los precios de productos básicos como los huevos y la harina han retrocedido de sus picos al nivelarse la demanda, los de las verduras siguen siendo volátiles debido a problemas de transporte y de la salud de los cosechadores y los trabajadores de las plantas procesadoras,

En pocas palabras, los clientes de supermercados y los dueños de restaurantes no deben esperar que los precios bajen en un futuro próximo.

Las grandes fluctuaciones de precios comenzaron en marzo, cuando la pandemia de COVID-19 empezó a afectar el consumo en Estados Unidos.

Según el Departamento de Trabajo, el salto de 2,6% en los precios de alimentos en abril fue el mayor para un mes en los últimos 46 años. Los mayores aumentos, de 4,3%, se registraron en carnes, aves, pescado y huevos. El aumento de 2,9% de los cereales y productos de panadería no fue tan alto, pero sí el mayor desde que se llevan estadísticas.

Los productos lácteos, las frutas y verduras aumentaron 1,5% en abril.

La situación es peor en el caso de las carnes debido al contagio en las plantas procesadoras. Las más afectadas fueron las de carne de cerdo, pero la pandemia también tuvo su impacto en las de carne vacuna y pollo. Miles de trabajadores dieron positivo para el virus y el sindicato de trabajadores de alimentos y comercio dijo que al menos 44 trabajadores habían muerto de COVID-19 hasta el viernes.