Trump echa leña al fuego al llamar "matones" a manifestantes

El presidente Donald Trump avivó el viernes el malestar racial luego de que amenazó con tomar medidas para poner a la ciudad de Minneapolis bajo control, calificó de matones a los manifestantes ind...

El presidente Donald Trump avivó el viernes el malestar racial luego de que amenazó con tomar medidas para poner a la ciudad de Minneapolis bajo control, calificó de matones a los manifestantes indignados por la muerte de un afroestadounidense detenido por la policía y revivió una frase de la época de la lucha por los derechos civiles cargada de connotaciones racistas.

Cuando empiezan los saqueos, empiezan los tiros, escribió Trump en un tuit que rápidamente fue marcado por Twitter debido a que violaba las normas contra glorificar la violencia". La Casa Blanca dijo que el presidente no glorificó la violencia. Claramente la condenó.

Los tuits de Trump se produjeron luego de que los manifestantes incendiaron una comisaría de Minneapolis el jueves por la noche, en el tercer día de protestas violentas por la muerte de George Floyd, quien aparece en un video suplicando que lo dejen respirar mientras un agente de la policía lo inmovilizaba colocando la rodilla sobre su cuello.

La reacción del presidente, que surge un día después de que había condenado el trato que Floyd recibió y prometió justicia para su familia, puso de relieve la complicada relación de Trump con el tema racial mientras trata de mantener un cariz de respeto a la ley e intenta atraer a los votantes afroestadounidenses en un año electoral.

También deja clara su renuencia a evitar la controversia o a ceder los reflectores, incluso mientras la nación trata de asimilar otro homicidio y el creciente número de muertes a causa del nuevo coronavirus.

En sus tuits, Trump tomó prestada una frase que fue utilizada en 1967 por el exjefe de policía de Miami, Walter Headley, durante un discurso en el que delineó las labores de su departamento para combatir a los jóvenes rufianes que se han aprovechado de la campaña de derechos civiles. En el discurso, Headley dijo que su departamento había tenido éxito debido a que he dejado que se corra la voz de que cuando empiezan los saqueos, empiezan los tiros.

No nos importa que nos acusen de brutalidad policial, comentó en el mismo discurso, de acuerdo con reportes noticiosos de esa época.

La Casa Blanca no respondió a preguntas sobre dónde había escuchado Trump la frase y lo que significaba para él. Pero el mandatario dijo el viernes por la tarde que había tratado de decir que: Los saqueos conducen a los tiros.

No quiero que esto suceda, y eso es lo que significa la expresión de anoche, tuiteó. Se habló como un hecho, no como una declaración. Es muy simple, nadie debería tener ningún problema con esto aparte de los que odian, y esos que buscan causar problemas en las redes sociales. ¡Honren el recuerdo de George Floyd!, escribió.