Confusión sobre reapertura de negocios en estado de NY

Algunos propietarios de negocios en el norte de Nueva York que hicieron planes para reabrir el viernes en un momento en que el estado mitigaba las restricciones dispuestas durante la crisis del corona...

Algunos propietarios de negocios en el norte de Nueva York que hicieron planes para reabrir el viernes en un momento en que el estado mitigaba las restricciones dispuestas durante la crisis del coronavirus siguieron cerrados debido a una confusión de último momento sobre si su región efectivamente estaba autorizada a reabrir.

Las autoridades locales se enteraron a las 7 de la tarde que expertos en salud pública contratados por el estado tendrían que aprobar la siguiente fase de reapertura, informó el ejecutivo del condado Oneida, Anthony Picente, en una conferencia de prensa la noche del jueves.

Es un insulto a cada negocio de esta comunidad que ha estado batallando, dijo el republicano Picente. Es una falta de respeto para la comunidad empresarial.

Annette Knapp, propietaria de Salon Bellezza en Syracuse, tenía cita con ocho clientes el viernes, el primero a las 9:15 de la mañana, sólo para enterarse a las 10 de la noche previa que no podía abrir.

Estoy segura que algunas personas de todos modos van a abrir, dijo. Es como tener un bebé. Llegas a la fecha de parto, quieres tener ese bebé. Cualquier día después es frustrante.

En un momento en que Nueva York intenta reanudar sus actividades económicas, el gobernador demócrata Andrew Cuomo ha dividido al estado en 10 regiones que pueden comenzar a reabrir comercios en fases.

Todo el estado excepto la ciudad de Nueva York ahora está en una fase que permite que las empresas manufactureras permitan que sus empleados regresen al trabajo y que tiendas operen sólo con entrega en la acera.

La siguiente fase es más extensa. Permite que las oficinas dejen regresar a más trabajadores, los salones de belleza y peluquerías reabran, y las tiendas permitan a algunos clientes entrar a los locales.

Los decretos del gobernador dejan que su administración decida cuando una región ha cumplido con los estándares estatales para levantar las restricciones. Las normas que guían exactamente cuándo los condados pueden pasar de una fase de reapertura a otra han sido menos claras, aunque el estado fijó un lapso mínimo de dos semanas entre fases, diciendo que era el tiempo necesario para que funcionarios vigilen la tasa de contagio.