A. Latina: países reanudan tareas pese a contagios en alza

Varios países de América Latina reanudarán algunas actividades la próxima semana para hacer frente a los efectos económicos de la pandemia del nuevo coronavirus pese a que la tasa de contagios si...

Varios países de América Latina reanudarán algunas actividades la próxima semana para hacer frente a los efectos económicos de la pandemia del nuevo coronavirus pese a que la tasa de contagios sigue al alza.

El gobierno de Bolivia aprobó el regreso del transporte público y de gran parte de las actividades económicas y laborales a partir del lunes después de 70 días de cuarentena. Sin embargo, las labores escolares, universitarias y de entretenimiento seguirán suspendidas, las fronteras continuarán cerradas y los vuelos internacionales restringidos.

Hemos vivido en cuarentena pero no ha dado resultado. Ahora la gente necesita trabajar para comer. Estamos viviendo la peor crisis, se quejó Mario Suárez, alcalde de Trinidad, capital del departamento Beni. En esa ciudad, de 140.000 habitantes, los servicios funerarios han denunciado la falta de madera para fabricar ataúdes.

Beni y Santa Cruz, las regiones más golpeadas por la pandemia, seguirán en cuarentena. El 88% de los 8.387 contagios registrados en el país se concentran en esas dos regiones donde los servicios médicos están al tope o ya han sido rebasados.

Hasta el viernes, además, Bolivia había registrado 293 decesos.

México también se prepara para regresar paulatinamente el lunes a las actividades después de 10 semanas de cuarentena. Pero en la práctica sólo el estado de Zacatecas, en el centro del país, podrá hacerlo ya que el resto sigue en semáforo rojo, es decir, que debe mantener el aislamiento social, informaron las autoridades el viernes.

Este semáforo rojo -que será revisado semanalmente y estado por estado- implica que la situación epidemiológica se mantiene en máxima alerta y, por tanto, sólo se permiten las actividades esenciales. No obstante, el lunes podrán operar las empresas de minería, automotrices, aeroespaciales y de construcción que hayan validado sus protocolos de bioseguridad con el gobierno. El retorno a las clases se retrasará como mínimo hasta el 10 de agosto para los más pequeños -los niveles medios y superiores retomarán las actividades después- pero sólo si los estados han llegado al semáforo verde y lo hacen bajo determinadas medidas como el uso obligatorio de cubrebocas y la alternancia de alumnos según el apellido, por lo que cada niño irá a clase sólo unos días a la semana.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, que el lunes retomará sus giras por el interior del país, presentó los detalles del nuevo periodo que se inicia el 1 de junio y aseguró que nada será impuesto y que en todos los casos se intentará llegar a un consenso con las autoridades locales y estatales.

No obstante, si un gobernador no está de acuerdo, ni modo que nos vamos a enganchar en un pleito, dijo. Le diríamos, ˜pues siga usted su camino, usted va a hacerse responsable ante su pueblo™.

México, con más de 81.400 casos confirmados y al menos 9.044 muertos, inició el 23 de marzo lo que llamó una jornada de sana distancia que implicó el cierre de todos los espacios públicos y las actividades no esenciales y se instó a los ciudadanos a quedarse en casa. Pero no se cerraron las fronteras ni se cancelaron las comunicaciones internacionales.

Algunos gobernadores impusieron medidas adicionales -como toques de queda, cercos sanitarios a algunos pueblos y uso obligatorio del tapabocas- tras cuestionar al gobierno central por ser demasiado laxo en la prevención del COVID-19.

López Obrador subrayó la importancia de que todos los mexicanos sigan las recomendaciones de las autoridades de Salud porque si hay indisciplina y hay un rebrote nos afecta a todos y subrayó que en la gira por cinco estados que hará la semana que viene tomará todas las precauciones: no viajará en avión sino por tierra y no se hospedará en hoteles sino, posiblemente en instalaciones oficiales.

En contrapartida, el presidente colombiano Iván Duque amplió el aislamiento obligatorio por un mes más a partir del próximo lunes debido al aumento de los contagios aunque habrá 43 nuevas excepciones, entre ellas los servicios de peluquería, las bibliotecas, los centros comerciales y los museos. Estos últimos sólo podrán funcionar al 30% de su capacidad. Los bares, discotecas, restaurantes y el servicio aéreo nacional e internacional seguirán restringidos hasta nueva orden.

Colombia tiene 25.366 contagiados y 822 fallecidos.

En tanto, Chile registró un nuevo récord de muertos en un día con 54 fallecidos, lo que elevó la cifra total a 944, mientras los casos superaron los 90.000.

La mayoría se concentra en la capital chilena, que el viernes inicia su tercera semana de encierro obligatorio.

La política inicial del gobierno ante la pandemia fue detectar y aislar a los contagiados, pero en mayo fue tal el aumento de los infectados que se perdió en gran parte su control.

Ante las críticas de que no se estaría siguiendo telefónicamente a los contagiados y a sus contactos, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, dijo que en el país hay que vigilar a unas 300.000 personas y que el porcentaje de llamados que falta por hacer es relativamente menor.

Los contagios sin control presionan al máximo al sistema de salud capitalino que, a pesar de que diariamente suma nuevas camas para el uso de pacientes en estado crítico, a menudo llega a su límite y debe derivar enfermos a centros médicos del sur y norte del país.

En América Latina se han registrado a la fecha unos 853.900 contagios y más de 45.900 muertos. Brasil tiene la mayor cantidad de infecciones y decesos y es el segundo país más afectado del mundo sólo después de Estados Unidos.

A nivel mundial se han infectado más de 5,8 millones de personas y muerto más de 361.200, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.