Gran Bretaña relaja prohibición a congregaciones de personas

Hasta seis personas de hogares distintos podrán congregarse al aire libre a partir de la próxima semana en Gran Bretaña, anunció el jueves el primer ministro Boris Johnson como parte de la relajac...

Hasta seis personas de hogares distintos podrán congregarse al aire libre a partir de la próxima semana en Gran Bretaña, anunció el jueves el primer ministro Boris Johnson como parte de la relajación de las normas impuestas para frenar la propagación del coronavirus.

Sin embargo, el principal asesor del gobierno en temas científicos advirtió que Gran Bretaña está en un momento frágil de la lucha contra el virus, en que están surgiendo unas 2.000 infecciones diarias, más de dos meses después de que se ordenó el confinamiento colectivo debido a la pandemia.

Johnson, quien ha sido criticado por mantener en el cargo a su asesor Dominic Cummings pese a que incumplió con las medidas de confinamiento, avisó que familias y amistades hasta seis personas máximo podrán congregarse en espacios abiertos como parques públicos o jardines privados.

En conferencia de prensa, Johnson aseguró que se trata de un momento de júbilo sumamente anticipado para padres y abuelos, pero enfatizó que la gente debe mantenerse a 2 metros (6 pies) de distancia. Se permitirán las parrilladas, pero no los campamentos.

Seguirá vigente la prohibición de entrar a la casa de familiares o amistades, a menos que sea para entrar al jardín, indicó el mandatario.

Añadió que algunas escuelas reabrirán el lunes, específicamente para la población más joven. Los comercios con espacios abiertos, como los concesionarios de vehículos, también podrán reabrir. Poco antes la Liga Premier de fútbol anunció que la temporada se reanudará el 17 de junio.

Escocia, Gales e Irlanda del Norte también están relajando sus medidas, cada una a su manera.

Johnson afirmó que los cambios se aplicarán sólo de manera limitada y cautelosa y sólo debido a que se han cumplido cinco condiciones sanitarias, como por ejemplo una disminución sostenida de infecciones y decesos por el virus.

Si bien la cantidad de personas que han fallecido tras dar positivo al COVID-19 ha ido disminuyendo desde inicios de abril, el Reino Unido registró otras 377 muertes en todas localidades incluyendo hospitales y asilos de ancianos, con lo cual el total asciende a 37.837, el segundo más alto del mundo después de Estados Unidos.

Este no es momento de decir ˜todo está bien, estamos relajando las medidas, todo saldrá de las mil maravillas™, declaró el principal asesor científico del gobierno, Patrick Vallance.

Estamos en un momento sumamente frágil, añadió.

Johnson continuó desestimando las críticas sobre Cummings, declarando que es un caso cerrado luego que la policía declaró que no tomaría medida alguna en el asunto.

Cummings ha admitido que a finales de marzo manejó 400 kilómetros (250 millas) a la casa de sus padres en Durham, en el noreste de Inglaterra, antes de viajar a un poblado pintoresco a 50 kilómetros (30 millas) de distancia.

La policía de Durham dijo que el primer viaje a Durham no violó las reglas, pero que el segundo, al pueblo de Barnard Castle, pudiera haber sido una violación menor de las normas de encierro, lo que habría merecido una intervención policial.

La policía ha multado a más de 14.000 personas en Gran Bretaña por violar una prohibición a todos los viajes, con excepción de los esenciales, que fue impuesta el 23 de marzo para ayudar a combatir la pandemia.

Johnson ha resistido los llamados de despedir a Cummings, quien ha defendido sus acciones, diciendo que viajó para asegurarse de que su hijo de 4 años recibiera cuidados si él y su esposa, ambos con síntomas de coronavirus, se enfermaban.