Policía británica: asesor de Johnson no será penalizado

Un asesor importante del primer ministro británico Boris Johnson casi seguramente violó las regulaciones gubernamentales para combatir la pandemia de coronavirus al viajar durante el confinamiento s...

Un asesor importante del primer ministro británico Boris Johnson casi seguramente violó las regulaciones gubernamentales para combatir la pandemia de coronavirus al viajar durante el confinamiento social, pero no enfrentará consecuencias legales, informó la policía el jueves.

El asesor, Dominic Cummings, ha admitido que a finales de marzo manejó 400 kilómetros (250 millas) a la casa de sus padres en Durham, en el noreste de Inglaterra, antes de viajar a un poblado pintoresco a 50 kilómetros (30 millas) de distancia.

La policía de Durham dijo que el primer viaje a Durham no violó las reglas, pero que el segundo, al pueblo de Barnard Castle, pudiera haber sido una violación menor de las normas de encierro, lo que habría merecido una intervención policial.

La policía dijo que si Cummings hubiera sido parado por un agente en esos momentos probablemente habría recibido órdenes de regresar, pero que ahora no hay intenciones de tomar medidas retroactivas.

La policía ha multado a más de 14.000 personas en Gran Bretaña por violar una prohibición a todos los viajes, con excepción de los esenciales, que fue impuesta el 23 de marzo para ayudar a combatir la pandemia.

Johnson ha resistido los llamados de despedir a Cummings, su asesor principal y arquitecto de la victoria electoral del Partido Conservador en diciembre, por violar las restricciones que el gobierno impuso al resto del país.

Cummings ha defendido sus acciones, diciendo que viajó para asegurarse de que su hijo de 4 años recibiera cuidados si él y su esposa, ambos con síntomas de coronavirus, se enfermaban. Dice que luego manejó a Bernard Castle para probar si su visión, afectada por enfermedad, era lo suficientemente buena para el viaje de regreso a Londres.

La explicación de Cummings no calmó la furia de muchos británicos que han soportado dos meses de aislamiento de sus seres queridos durante la pandemia y consideran la situación un doble rasero.

Más de 30 legisladores del partido Conservador han pedido la renuncia de Cummings, mencionando la indignación de sus representados.

Sin embargo, Johnson ha respaldado a su asesor. Su oficina dijo que la policía ha dejado bien claro que no va a tomar medidas contra el señor Cummings sobre el autoaislamiento y que viajar a Durham no violó las regulaciones.