Nissan cerrará fábricas en Barcelona e Indonesia

Nissan cerrará dos plantas en España e Indonesia, según anunció el jueves al reportar sus primeras pérdidas interanuales en 11 años, después de que la pandemia del coronavirus hundiera la deman...

Nissan cerrará dos plantas en España e Indonesia, según anunció el jueves al reportar sus primeras pérdidas interanuales en 11 años, después de que la pandemia del coronavirus hundiera la demanda y paralizara la producción.

La producción en Europa se centrará en la planta británica de Sunderland, mientras que la actividad en Indonesia se trasladará a Tailandia, dentro de una reducción del 20% de la producción global de la automotriz japonesa.

Nissan Motor Co. reportó el jueves unas pérdidas de 671.200 millones de yenes (6.200 millones de dólares) para el año fiscal terminado en marzo, sus primeras pérdidas interanuales desde el gran revés en el año fiscal terminado en marzo de 2009, cuando sufrió un duro golpe por la crisis financiera global.

Nissan, con sede en Yokohama, registró unos beneficios de 319.100 millones de yenes en el año fiscal anterior, terminado en marzo de 2019.

La producción global de vehículos de la compañía cayó un 62% en abril, a 150.388 vehículos, en comparación con el año anterior. Las ventas globales de vehículos cayeron casi un 42% el mes pasado.

Las ventas de Nissan en el pasado año fiscal cayeron casi un 15%, a 9,9 billones de yenes (91.600 millones de dólares).

El futuro sigue siendo incierto y es extremadamente difícil de predecir, dijo Uchida.

El Ministerio español de Industria indicó en un comunicado que lamentaba la decisión de la compañía pese a las propuestas de mantener las instalaciones en marcha, e instó a los directivos de la firma a estudiar alternativas.

El cierre de la planta de manufactura y dos instalaciones más pequeñas en la región española de Cataluña supondría la pérdida de unos 3.000 empleos directos, según indicó el jueves el gobierno español.

Los sindicatos indicaron que otros 20.000 empleos en la cadena local de suministros de Nissan se verían amenazados si la empresa cerraba su planta de manufactura en Barcelona y las dos instalaciones más pequeñas en localidades cercanas.

La compañía con sede en Yokohama, afectada por un escándalo en torno a su antiguo presidente, Carlos Ghosn, tenía previsto presentar el jueves sus cuentas anuales, en las que se esperaban sus primeras pérdidas interanuales en 11 años.

La firma está en medio de una profunda reestructuración para centrarse en China, Norteamérica y Japón y dejar el mercado europeo, Rusia, América del Sur y el norte de ífrica a su socia Renault, y el sureste de Asia y Oceanía a Mitsubishi.