Arizona demanda a Google por rastreo de ubicación

Google tuvo conocimiento de la ubicación de sus usuarios incluso cuando habían desactivado la función, alegó un funcionario de Arizona en una demanda entablada el miércoles.

Google tuvo conocimiento de la ubicación de sus usuarios incluso cuando habían desactivado la función, alegó un funcionario de Arizona en una demanda entablada el miércoles.

La querella presentada por el secretario de Justicia estatal Mark Brnovich se deriva de una investigación que comenzó después de que The Associated Press reportó el rastreo de ubicación de Google en 2018.

Google violó la Ley del Fraude al Consumidor de Arizona y busca recuperar ganancias obtenidas por el seguimiento, alega la demanda.

Cada compañía tiene la responsabilidad de ser honesta con los consumidores, dijo Brnovich. No puedes engañarlos, no puedes hacer tergiversaciones.

Un portavoz de Google dijo que Brnovich y los abogados de honorarios de contingencia que presentaron el caso malinterpretaron los servicios de la compañía.

Siempre hemos construido funciones de privacidad en nuestros productos y proporcionado fuertes controles para los datos de ubicación, dijo el portavoz Jose Castaneda en un correo electrónico. Esperamos poner las cosas en claro, añadió.

La AP reportó hace dos años que los usuarios podían desactivar una función llamada historial de ubicaciones, y la página de ayuda de Google señalaba: Puedes desactivar el Historial de Ubicaciones en cualquier momento. Con el Historial de Ubicaciones desactivado, los lugares a los que vayas ya no se almacenarán.

Pero incluso con la función desactivada, algunas aplicaciones de Google almacenan automáticamente los datos de ubicación con marca de tiempo.

Por ejemplo, Google guarda una captura del sitio en el que se encuentra el usuario cuando abre su aplicación de Mapas. Las actualizaciones automáticas diarias del clima en los teléfonos con el sistema operativo Android marcan una ubicación aproximada del usuario.

Y algunas búsquedas que no tienen nada que ver con la ubicación, como galletas con chispas de chocolate o equipos de ciencia para niños detectan la altitud y longitud precisas, exactas a metros cuadrados, y las guardan en la cuenta de Google del usuario.

Toda la información es muy apreciada por las empresas que se anuncian en Google y es lucrativa para la compañía tecnológica.

Aunque Google afirma haber obtenido el consentimiento para recopilar y almacenar los datos de sus usuarios, ese consentimiento está basado en una interfaz de usuario engañosa, así como otras acciones y prácticas injustas y falsas, alega la demanda.

La denuncia también sostiene que Google cambia sus permisos de privacidad sin notificar a los usuarios y que sus ajustes de WiFi son engañosos porque deben ser desactivados en dos lugares distintoss para apagar el rastreo de ubicación.

El sistema operativo de Google, Android, domina el mercado de smartphones, y su buscador comprende la gran mayoría de las búsquedas en internet.

No puedes escapar de Google, dijo Brnovich.

La demanda fue entablada en el tribunal del condado de Maricopa. Hay grandes secciones censuradas, debido a que Brnovich dijo que la ley estatal le prohíbe divulgar una parte de la información descubierta durante una investigación civil hasta que Google tenga la oportunidad de impugnar su divulgación.