Embajador de Brasil alaba ayuda de EEUU pese a veto a viajes

El gobierno del presidente Jair Bolsonaro agradeció la advertencia de Estados Unidos de que tenía la intención de negar la entrada al país a extranjeros que llegaran en vuelos desde Brasil, así c...

El gobierno del presidente Jair Bolsonaro agradeció la advertencia de Estados Unidos de que tenía la intención de negar la entrada al país a extranjeros que llegaran en vuelos desde Brasil, así como otros obsequios" que le ayudaron a enfrentar la pandemia del COVID-19, dijo el principal diplomático de la nación sudamericana en Washington en una entrevista.

La Casa Blanca anunció el domingo el veto a los viajes, que entrará en vigor el miércoles. Brasil es el segundo país del mundo con más casos confirmados del nuevo coronavirus, solo por detrás de Estados Unidos.

Hemos estado en contacto con la Casa Blanca a diario, de forma rutinaria, discutiendo este y otros temas", dijo Nestor Forster, encargado de Negocios de Brasil, en una videollamada desde el estudio de su casa en la capital estadounidense. Estamos muy agradecidos por el hecho de que, como saben, hubiese habido algún tipo de consulta previa cuando el presidente decidió seguir adelante con esta medida. Y también que la medida se acompañó de otros anuncios".

El embajador brasileño mencionó los 1.000 respiradores que Estados Unidos envió al Ministerio de Salud del país, además de una donación de 7 millones de dólares para luchar contra la pandemia y la presencia de un representante brasileño en reuniones periódicas con científicos de la Casa Blanca.

Bolsonaro, quien se ha referido repetidamente al COVID-19 como una gripecita, es un declarado admirador de su homólogo Donald Trump y ha publicado videos en redes sociales en los que aparece siguiendo sus discursos.

La última vez que se reunió con Trump fue en marzo, en su club en Mar-a-Lago, Florida. Un alto funcionario brasileño dio positivo al coronavirus cuando la delegación regresó a Brasil, y fue la primera vez que alguien contagiado estaba cerca de Trump. Muchos otros brasileños presentes en la reunión, incluido Forster, dieron positivo más tarde, generando dudas en aquel momento sobre si los mandatarios habían estado expuestos a la enfermedad.

Brasil, con una población de alrededor de 210 millones de habitantes, es la nación sudamericana más golpeada por el coronavirus, con más de 24.000 decesos y cerca de 400.000 contagios confirmados. Los expertos dicen que estas cifras son significativamente más bajas que las reales por la falta de pruebas diagnósticas.

Antes que Brasil, Trump ya había vetado la entrada a Estados Unidos a ciertos viajeros procedentes de China, Europa, Gran Bretaña e Irlanda, y en mayor medida de Irán. No ha propuesto aplicar una medida similar a Rusia, el tercer país del mundo en número de contagios.