Rusia lamenta salida de EEUU de pacto sobre cielos abiertos

Rusia advirtió el martes que la salida estadounidense de un tratado internacional que permite sobrevolar instalaciones militares de otros países perjudicará la seguridad global, al dificultar que u...

Rusia advirtió el martes que la salida estadounidense de un tratado internacional que permite sobrevolar instalaciones militares de otros países perjudicará la seguridad global, al dificultar que un gobierno pueda interpretar correctamente las intenciones de otro.

El presidente Donald Trump anunció la semana pasada la salida de Washington del Tratado de Cielos Abiertos, argumentando que las violaciones rusas del pacto le hacen imposible a Estados Unidos seguir adhiriéndose a él. Rusia ha negado haber violado el acuerdo, vigente desde 2002. La Unión Europea le ha pedido a Estados Unidos que reconsidere su postura.

La intención del acuerdo era generar confianza entre Rusia y Occidente al permitir que los países puedan sobrevolar los territorios de terceros a fin de recabar información sobre instalaciones militares.

El tratado ayuda a tranquilizar una situación y evitar la mala interpretación de las intenciones militares del otro, declaró en un comunicado el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

El pacto es una importante herramienta de cooperación entre las fuerzas militares que ayuda a generar confianza, añadió. Si hay menos transparencia, hay menos confianza y por ende menos seguridad.

Las imágenes de satélite, agregó el ministerio, podrían ayudar a Estados Unidos a compensar por la falta de sobrevuelos, pero los demás signatarios del acuerdo se verán perjudicados y por lo tanto disminuirá la seguridad en Europa.

Bélgica, República Checa, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo Holanda, España y Suecia anunciaron la semana pasada que seguirán respetando el acuerdo como elemento indispensable del marco de generación de confianza creado en décadas pasadas para mejorar la transparencia y la seguridad en la zona euro-atlántica.

Tales países llamaron a Rusia a levantar sus restricciones de vuelo, particularmente en la región occidental de Kaliningrado, cerca de Lituania y Polonia, ambos miembros de la OTAN. De los 10 países, sólo Finlandia y Suecia no son parte de la OTAN.

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, argumentó que las limitaciones impuestas en Kaliningrado están permitidas bajo las condiciones del tratado y que Estados Unidos mantiene restricciones aún más pronunciadas sobre Alaska.

Rusia no ha revelado si se quedará en el pacto en caso de que Estados Unidos se retire. Rusia tomará una estrategia equilibrada en torno a la situación con base en nuestros intereses nacionales, declaró Lavrov.