Renuncia subsecretario británico en protesta contra gobierno

Un subsecretario británico renunció el martes en protesta porque el primer ministro Boris Johnson se negó a despedir a su principal colaborador, acusado de violar las normas de cuarentena por el co...

Un subsecretario británico renunció el martes en protesta porque el primer ministro Boris Johnson se negó a despedir a su principal colaborador, acusado de violar las normas de cuarentena por el coronavirus.

Johnson ha respaldado la decisión de Dominic Cummings de viajar en auto 400 kilómetros hasta la casa de sus padres a pesar de la orden nacional de permanecer en casa. Cummings dijo que hizo el viaje para que su familia se hiciera cargo de su hijo de cuatro años si resultaba que tanto él como su esposa, que exhibían síntomas, tuvieran COVID-19.

Muchos británicos dicen que Cummings despreció los sacrificios de las personas que acataron las normas para detener el contagio a costa de permanecer separados de sus seres queridos.

El ministro para Escocia, Douglas Ross, dijo en su carta de renuncia que la vasta mayoría del pueblo no está de acuerdo con Cummings.

Tengo gente en mi distrito que no pudo despedirse de sus seres queridos; familias que no pudieron velar juntos; gente que no visitó a sus enfermos por seguir las normas del gobierno, escribió. No puedo decirles de buena fe que se equivocaron y que un asesor senior del gobierno hizo bien.

Funcionarios policiales dijeron que la interpretación de las normas por Cummings dificulta la aplicación de la cuarentena, y científicos dijeron que socava los mensajes sobre la importancia del distanciamiento social.

Johnson ha defendido con firmeza a su asesor, quien según él actuó de acuerdo con los instintos de todos los padres.

Pero el viaje de Cummings ha recibido críticas de científicos, médicos, obispos y gente de todo el país, así como de un número creciente de legisladores del Partido Conservador de Johnson.

No podemos seguir derrochando la valiosa buena voluntad pública y política, tuiteó el legislador conservador William Bragg. Es humillante y degradante para su función ver a ministros hacer sus declaraciones acordadas en defensa de un asesor. Estamos en emergencia nacional y nuestra posición debe ser implacable. Se lo debemos a la nación.