Confusión en EEUU por reportes de datos sobre coronavirus

Funcionarios electos, negocios y otras personas dependen de pruebas de coronavirus e información de las tasas de infección mientras los estados reanudan sus actividades económicas para que sepan si...

Funcionarios electos, negocios y otras personas dependen de pruebas de coronavirus e información de las tasas de infección mientras los estados reanudan sus actividades económicas para que sepan si se acerca una segunda ola de contagios, y si será necesaria otra ronda de órdenes de permanecer en casa.

Sin embargo, los estados están informando esas cifras de maneras diferentes, y eso puede conducir a frustración y confusión sobre lo que significan esos números. En algunos lugares, ha habido brechas de información que dejan a los líderes locales preguntándose si deberían reducir o reforzar las restricciones. En otras entidades, las autoridades son acusadas de alterar los números para que parezca que a sus estados les va mejor y justifiquen su reapertura.

Este ya es un tema continuo en Estados Unidos, donde persiste la falta de liderazgo federal en la respuesta a la pandemia. Incluso los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) han agrupado pruebas que miden cosas diferentes.

Tales errores hacen que los números de los CDC sobre cuántos estadounidenses están infectados no sean interpretables, creando un panorama engañoso para la gente que trata de tomar decisiones con base en la información, de acuerdo con Ashish Jha, directora del Instituto de Salud Global de Harvard.

Corresponde a los departamentos de salud y a los CDC asegurarse de que están presentando información precisa. Y si no pueden tenerla entonces que no muestren la información, señaló Jha. Los datos defectuosos son mucho, mucho peor que ningún dato, agregó.

Los funcionarios de los CDC y de varios estados han reconocido que combinaron los resultados de pruebas virales, que detectan casos activos de coronavirus esencialmente desde el inicio de la infección, con pruebas de anticuerpos, que revisan las proteínas que se desarrollan luego de una semana o más de una infección y muestran si una persona ha estado expuesta en algún momento.

Los resultados de pruebas virales deberían reportarse por separado, dijeron expertos de salud pública. Eso permite rastrear cuántas personas tienen infecciones activas, el porcentaje de gente que da positivo al virus y cómo cambian esas cifras con el paso del tiempo, todo esto crucial para orientar las políticas públicas.

Mezclar los resultados hace que sea difícil comprender cómo se está propagando el virus. Puede dar una falsa impresión de que la tasa de resultados positivos está disminuyendo.

____

Varios periodistas de The Associated Press contribuyeron a este despacho.